¡Mi Voz Cuenta! La Educación Salva Vidas

Viernes 9 Octubre 2020

Un celular compartido con sus cuatro hermanos, y con la pantalla partida, era la única herramienta tecnológica con la que José Gabriel, 12 años, contaba para acceder a sus clases virtuales en el colegio, en el municipio fronterizo de Villa del Rosario.

Aunque antes de la pandemia por COVID-19, el niño oriundo de Venezuela, caminaba más de una hora desde su casa en el vecino país hasta la escuela sin ningún reparo al sol y al agua, el no contar con herramientas tecnológicas idóneas era un obstáculo mucho más fuerte por enfrentar.

Por eso cuando recibió la tableta que se ganó por ser uno de los finalistas del concurso ¡Mi Voz Cuenta!, liderado por Save the Children en Arauca, Norte de Santander y La Guajira no pudo contener la emoción.

Su ingenio, talento y creatividad le permitieron esta vez conseguir uno de sus mayores anhelos: tener un dispositivo electrónico propio para no perderse ninguna clase, pues el viejo celular de su mamá ya no daba abasto. Una situación similar padeció los últimos meses Justin de 11 años, otro de los estudiantes premiado.

Por la mañana él usaba el celular de su mamá para estar en clases, y por la tarde era el turno de su hermana. “Ahora no solo voy a poder estudiar mucho mejor, sino que también voy a poder contactarme por la tableta con uno de mis tíos que vive en Perú”, aseguró con emoción.

“Nunca pensé que me iba a ganar este premio, pero creí en mi talento y quise plasmar la importancia de ayudar a los niños que viven en Venezuela como yo”, reitero. Justin invitó a todos los niños y niñas del país a luchar por sus sueños y conseguir todo lo que se propongan.

Y es que precisamente el proyecto ‘El Mundo es mi Hogar’ financiado por Global Affairs Canada, busca contribuir a la mejora de la realización del derecho a la educación de calidad, segura y con perspectiva de género para las niñas y niños afectados por el conflicto y la crisis en la frontera colombo-venezolana.

Olga López, gerente de la oficina de Cúcuta de Save the Children, destacó el esfuerzo de los niños, niñas y adolescentes, y el apoyo de docentes y rectores durante el concurso, y aseguró que con los premios entregados: cuatro tabletas, un computador portátil y seis morrales, brindamos herramientas a los niños y niñas para que puedan estudiar mejor.

David, 10 años, fue otro de los ganadores. Su propuesta fue la que obtuvo mayor puntuación entre las 93 recibidas y esto lo hizo acreedor de un computador portátil. Él al igual que Justin y José Gabriel atendía las clases virtuales por medio del celular de su mamá.

“Siempre soñé con tener un computador y hoy lo logré. Le agradezco a todas las personas que lo hicieron posible y estoy seguro de que ahora voy a poder obtener mejores resultados con esta importante herramienta”, indicó con alegría.

La secretaria de Educación de Norte de Santander, Laura Cáceres, estuvo durante la premiación y destacó el trabajo articulado que ha realizado esta dependencia con Save the Children para mejorar las condiciones de vida de los niños y las niñas en la zona de frontera. En los próximos días se realizará una nueva entrega de otros incentivos (morrales) en Arauca y La Guajira a los participantes más destacados del concurso.

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín