Bono alimentario, un alivio para 438 familias en Norte de Santander

Miércoles 29 Julio 2020

Como una ayuda ‘caída del cielo’ calificó Yohana Arenas el bono alimentario que le entregamos esta semana. Yohana es madre de tres hijos de 5, 7 y 8 años, vive en un asentamiento informal en Norte de Santander, a donde llegó huyéndole al conflicto armado que cobró la vida del padre de sus hijos.

Desde su vivienda, ubicada en la cima de un cerro y hecha de tablas de madera, plásticos y zinc, agradeció a Save the Children y a la Embajada de Canadá por estas ayudas humanitarias que llegan en el mejor momento, ya que por las restricciones generadas por la pandemia de la COVID-19 no ha podido salir a trabajar para llevarle comida a su familia.

“Hace varios años me registré como víctima del conflicto armado, pero hasta ahora no he recibido ni indemnizaciones, ni ayudas humanitarias por parte del Estado o de alguna otra organización. El bono de Save the Children es la primera ayuda que recibo desde que salí desplazada de La Playa de Belén, y agradezco de corazón este gesto”, manifestó.

Paralelamente, en el municipio fronterizo de Villa del Rosario, la familia Jiménez recibió con alegría el mismo bono alimentario para redimir en un almacén de cadena. Mientras escogía los productos del mercado, Claudia, madre cabeza de familia agradeció estas ayudas y aseguró que el mercado que lleva, beneficiará a tres niños y dos adultos.

“Este mercado era muy necesario, y más aún en estos momentos. Ustedes no se imaginan la magnitud de estas ayudas para nuestras familias”, indicó con alegría.

En total 360 familias de Villa del Rosario, Los Patios y Tibú, se beneficiaron de los bonos alimentarios entregados por Save the Children en el marco del proyecto ‘Más Allá de las Fronteras’, que se ejecutará en cinco municipios nortesantandereanos, La Guajira y Arauca y que busca garantizar una educación segura, de calidad y con enfoque de género en las fronteras entre Colombia y Venezuela.

Adicionalmente, otras 78 familias del colegio Manuel Antonio Rueda Jara en Villa del Rosario, se beneficiaron de bonos de mercado donados por Enfants de L'espoire, de Luxemburgo. En ambos casos, los beneficiarios fueron seleccionados por los rectores de los colegios con el fin de priorizar a las familias en condición de mayor vulnerabilidad.

Olga Cecilia López, gerente de la oficina de Cúcuta de Save the Children, explicó que, “pese a que ‘Más Allá de las Fronteras’ es un proyecto educativo, el gobierno canadiense se solidarizó con las familias afectadas por las consecuencias de la COVID-19 y destinó unos recursos específicos para la compra de los mercados.”

 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín