Casi 600 millones de niños y niñas se quedaron sin apoyo financiero durante la COVID-19

Jueves 15 Octubre 2020

Londres, 15 de octubre – Familias de al menos 594 millones de niños y niñas en países de ingresos bajos y medianos no recibieron ningún apoyo financiero específico de sus gobiernos para enfrentar la pandemia de COVID-19, reveló hoy Save the Children.

Millones de familias se han visto empujadas a la pobreza desde el inicio del brote cuando los padres perdieron su trabajo, lo que afectó el acceso de los niños y niñas a la atención médica, la educación, la alimentación y la vivienda. Si bien cientos de millones de familias necesitaban apoyo adicional para mantener a sus hijos, al menos 68 países de ingresos bajos y medianos no lo proporcionaban, lo que afectó a más de 594 millones de niños y niñas.

Incluso antes del brote, más de mil millones de niños y niñas en países de ingresos bajos y medianos vivían en una pobreza multidimensional; es decir privados de acceso a la educación, la salud, la vivienda, la nutrición, el saneamiento o el agua. Desde el brote de coronavirus, este número aumentó con 150 millones, lo que eleva el total a 1.200 millones.

“Sabemos que el impacto económico de la COVID-19 será duradero. Sin proteger los ingresos familiares, el impacto para los niños y niñas vulnerables podría durar toda la vida. A nivel mundial, las familias ya se enfrentan a un futuro incierto, ya que el impacto del cambio climático hace que los mercados laborales sean cada vez más impredecibles. Los niños y niñas merecen el mejor comienzo posible en la vida, y sabemos que el argumento económico para invertir en los niños y niñas es sólido. No se trata de si esto es asequible, sino: ¿podemos permitirnos no hacerlo?”, Dijo Yolande Wright, Directora de Reducción de la Pobreza, Resiliencia Climática, Igualdad de Género e Inclusión de Save the Children.

El mes pasado, los datos de Save the Children compilados en la encuesta sobre el impacto de la COVID-19 en los niños y niñas, ya revelaron que alrededor del 75% de los participantes [i] que habían perdido todos sus ingresos no recibieron ningún apoyo del gobierno. La encuesta global también encontró que la crisis de COVID-19 estaba ampliando las desigualdades, y las familias de menores ingresos eran las más afectadas financieramente.

Paula*, de 17 años, de Mozambique dijo:

"La situación no es buena. Aquí en mi zona hay niños que tienen que vender cosas en la calle porque sus padres no tienen trabajo. La gente no tiene nada para comer y si se quedan en casa se van a morir de hambre. El gobierno debería dar apoyo a las familias y ayudar a las familias. Aquí la gente vende cosas porque no hay forma de mantenerse”.

En respuesta a la pandemia, casi todos los países anunciaron medidas de protección social como transferencias de efectivo, alimentos o vales, o la exención de obligaciones financieras para ayudar a las familias a enfrentar el impacto de la COVID-19[ii]. Pero a medida que las economías sufrieron mayores impactos, 68 países de ingresos bajos y medianos no introdujeron ningún subsidio familiar o específico para niños y niñas, lo que dejó a las familias dependiendo de esquemas de recarga impredecibles, dijo Save the Children. La organización advirtió que COVID-19 podría retrasar más de una década de progreso en la reducción de la pobreza y las privaciones de derechos de la niñez.

En su informe “A Fundation to end Child Poverty”, que se lanzó hoy, Save the Children destaca que ahora más que nunca, los países deben avanzar hacia las prestaciones universales por hijos. Estas inversiones, transferencias de efectivo regulares y confiables a los cuidadores de niños y niñas, son necesarias en la lucha contra la pobreza infantil y para ayudar a las familias a mitigar los impactos de crisis futuras.

Inger Ashing, Directora Ejecutiva de Save the Children, dijo:

“Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos e invertirán en su futuro, si tienen los medios. La evidencia muestra que si los padres, especialmente las mujeres, reciben beneficios regulares o transferencias de efectivo, brindarán a sus hijos atención médica, educación y alimentos nutritivos. Rompe el ciclo sofocante de la pobreza y reduce las prácticas nocivas como el matrimonio infantil o el trabajo infantil”.

Invertir en beneficios para niños y niñas, no solo ayuda a sus familias, sino también a las economías locales y nacionales, ya que las familias gastan su dinero en bienes y servicios locales, dijo Save the Children. Antes del brote de la COVID-19, solo el 35% de los niños y niñas en todo el mundo recibían beneficios de protección social, cayendo al 28% en Asia y tan solo al 16% en África [iii]. Con su informe, Save the Children pide a los gobiernos que inviertan el 1% de su PIB en planes de protección social para la infancia.

Ashing continuó: “Si la pandemia de COVID-19 nos ha enseñado algo, es que la gente necesita una base financiera sólida para enfrentar conmociones como una pandemia. Invertir el 1% de la producción económica de un país en la estabilidad para los niños y niñas podría conducir a una reducción de la pobreza del 20% o más [iv]. La respuesta es mirarnos directamente a la cara y sentar las bases reales para un futuro libre de la pobreza infantil”.

En el informe, Save the Children destaca una serie de medidas que los gobiernos han tomado para crear más espacio fiscal para mejorar o implementar la protección y los beneficios sociales centrados en la infancia, inicialmente dirigidos a los niños y niñas más pequeños.

También pide a los donantes, los acreedores privados y la comunidad mundial en general que ayuden mediante el alivio de la deuda y la suspensión cuando sea posible, manteniendo y ampliando su apoyo financiero y técnico para la protección social; y uniéndose a las convocatorias internacionales para un fondo global de protección social para garantizar que los países puedan avanzar hacia las prestaciones universales por hijo.

*nombre cambiado por razones de privacidad.

FIN

Para apoyar el llamamiento de emergencia global COVID-19 de Save the Children, haga clic aquí.

Notas para los editores:

- Save the Children está ejecutando programas de transferencia en efectivo para ayudar a las familias a mitigar el impacto de la COVID-19 y otras crisis.

- Save the Children lanzó un llamamiento global para recaudar 100 millones de dólares. Los fondos se utilizarán para mitigar el impacto del brote de COVID-19, para mantener a los niños y niñas a salvo de daños, para asegurar que los niños y niñas puedan seguir aprendiendo y para garantizar que las familias tengan una red de seguridad financiera, para evitar que caigan en la pobreza o el hambre.

- Nuestro nuevo análisis calcula el número de niños y niñas que viven en países donde no se han introducido medidas sociales específicas para protección de las familias, los niños y niñas durante la pandemia de COVID-19. Este análisis se ha basado en Gentilini, U. et al. (2020): Respuestas de protección social y empleo a COVID-19: una revisión en tiempo real de las medidas de los países (18 de septiembre de 2020). El análisis reveló que 68 países de ingresos bajos y medianos no introdujeron ninguna medida de asistencia social en los casos en que se mencionaba a niños, niñas o familias en la descripción. Utilizando estimaciones de población del Banco Mundial / ONU para 2020, calculamos el número de niños y niñas que viven en países que no cuentan con tales medidas. Esta estimación puede pasar por alto algunos países que han introducido medidas específicas para los niños y niñas, pero no se describen de manera completa en la base de datos. Por el contrario, los países que han introducido tales medidas y que se recogen en nuestro análisis podrían en realidad cubrir solo una pequeña parte de la población infantil total, lo que sugiere que es probable que el número real de niños no protegidos por mis medidas de protección social adicionales sea mayor.

- A principios de septiembre, Save the Children publicó sus datos de la encuesta más grande de su tipo desde el inicio del brote de COVID-19, revelando el impacto devastador que la pandemia ha tenido en los niños y sus familias. En la encuesta, Save the Children entrevistó a 8.069 niños entre 11 y 17 años y a 17.565 adultos en 37 países, todos beneficiarios de Save the Children. ________________________________________

[i] Porcentaje se refiere a las personas apoyadas por Save the Children que participaron en la Encuesta.

[ii] Organización Internacional del Trabajo (2020). Respuesta de protección social a la crisis del COVID-19.

[iii] OIT (2017). Informe mundial sobre protección social 2017-19: protección social universal para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ginebra: Oficina Internacional del Trabajo. [iv] Op. Cit. ODI/UNICEF (2020).

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín