Clarisa una mujer dedicada al comedor comunitario

Lunes 10 Septiembre 2018

Clarisa*, una vida dedicada al comedor comunitario de su barrio En el barrio El Árbol, en la comuna de Cali viven familias desplazadas, vulnerables, hay de todo tipo de población y de todas partes del país, de diferentes regiones.

Clarisa explica que el nombre del barrio es “porque justo arriba hay un árbol grande en la parte del barranco”.

Desde 2010, ella es una de las voluntarias que empezó el comedor comunitario que sirve de espacio protector para los niños y niñas de la zona. Los inicios de esta aventura fueron duros porque se cocinaba bajo unas latas de zin, sin paredes. “Cuando llegó Save the Children surgió el proyecto de mejorar el espacio”, cuenta.

En los últimos meses además, Clarisa y el resto de las compañeras están planificando una unidad de negocio que les permita tener una fuente de ingresos.

“Estamos pensando en una fábrica de arepas, donde se ponga la parrilla, o diferentes puestos para asar arepas con todo, o una parte donde funcionara un local donde se vendieran empanadas, parrillas, jugos naturales”, cuenta. Save the Children también proporciona acompañamiento técnico a través de asesorías de emprendimiento y cooperativismo.

“Se ha tratado de fortalecer, de más capacitaciones, de entender la situación y de cómo funciona la cooperativa. Ha sido muy chévere y sabemos que depende de nosotros que salga adelante porque es algo para nosotros mismos”, dice. Y también añade: “Save the Children nos ha acompañado siempre en todos los procesos, nos han brindado las capacitaciones y las herramientas que necesitamos y los que podemos las aprovechamos al máximo para sacar adelante el proyecto.

El orgullo se deja entrever entre sus palabras cuando mira hacia atrás y recuerda cómo este espacio cambió la comunidad: “El espacio para los niños y niñas ha sido una bendición y sobre la protección ha sido lo mejor que hemos tenido y la comunidad ha estado unida por mantenerlo”.

  *Los nombres fueron sustituidos para preservar su identidad.

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín