Comunidades gitanas de Colombia trabajan por una política pública de niñez y familia

Jueves 9 Noviembre 2017

San Pelayo, Córdoba. Noviembre 09 de 2017. Más de treinta representantes de la comunidad gitana o Rrom de San Pelayo se reunieron con actores del Sistema Nacional de Bienestar Familiar (SNBF), para discutir e identificar aspectos fundamentales en el diseño de una política de niñez y familia que reconozca la diversidad y los aspectos característicos de la kumpañys (comunidades) establecidas en el país.

Frente a esto, Pedro Quijano Samper, director del SNBF, afirmó que “desarrollar políticas públicas diferenciales para el pueblo Rrom es una necesidad urgente, debido a las obligaciones constitucionales de reconocimiento de las particularidades étnicas propias de los pueblos existentes en Colombia y la falta de visibilización con que cuenta la cultura gitana en el país”.

Este ejercicio de diálogo se ha realizado en ocho de las once kumpañys Rrom reconocidas en el país, donde se han reunido a casi 600 personas, entre líderes comunitarios, adultos, niños, niñas y adolescentes.

Estos encuentros “nos permiten presentarle a las instituciones nacionales y locales las particularidades propias del pueblo Rrom, con sus divergencias y oposiciones con lo que se plantea desde la visión occidental”, afirmó Sandro Mendoza, uno de los asistentes al diálogo de San Pelayo, a la vez que reconoció que “estos ejercicios implican retos tanto para la propia cultura Rrom como para la institucionalidad, lo que debe generar ajustes que garanticen la pervivencia y el fortalecimiento cultural que promuevan transformaciones para fortalecer el disfrute y goce efectivo de derechos de todos los miembros de la comunidad”.

La realización de estos encuentros deja algunas conclusiones que deberán ser tenidas en cuenta para el diseño del capítulo de niñez y familia Rrom de la Ley Gitana, como la baja escolaridad, que llega hasta quinto grado para hombres y cuarto para mujeres; las uniones matrimoniales tempranas que van entre los 14 y 15 años de edad para mujeres, y entre 16 y 18 para hombres, con las implicaciones que eso tiene sobre el ciclo vital de las personas, y las transformaciones o mutaciones recientes frente a las actividades económicas tradicionales gitanas, como la forja de metales, el comercio de ganado y la lectura de la suerte.

Finalmente, Pedro Quijano Samper, concluyó que “entender el rol de la familia y la comunidad Rrom en la protección integral de la niñez, permitirá que los agentes del SNBF puedan atender integralmente las necesidades particulares de acuerdo a su cultura, y sus costumbres tradicionales. De esta manera, se avanza en la construcción de políticas desde el enfoque diferencial y la acción sin daño por parte de las entidades del Estado”.

Esta actividad fue organizada en el marco del convenio para el Fortalecimiento del SNBF, implementado por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y Save the Children Colombia.

 


 

 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín