COMUNIDADES SEGURAS, NIÑEZ MÁS SEGURA

Miércoles 28 Septiembre 2016

Comenzamos el proyecto “comunidades seguras, niñez segura” en zonas rurales y urbanas de Guapi y Timbiquí –Cauca-, Cali y Buenaventura –Valle del Cauca-. Nuestro objetivo es apoyar el fortalecimiento de las estructuras del Gobierno y comunidades para garantizar el derecho a la protección integral de niños, niñas y adolescentes.  

Hasta mayo de 2017, y con el financiamiento de la Oficina de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Unión Europea (ECHO), queremos apoyar a más de 1.430 personas, entre ellos padres, madres, cuidadores, docentes, líderes comunitarios, niños, niñas y adolescentes.

Una de las comunidades donde vamos a trabajar es Santa María, una zona rural a dos horas en lancha del municipio de Timbiquí, en la costa caucana donde viven alrededor de 1.500 personas.

Las personas de Santa María nos cuentan los riesgos que enfrentan su comunidad y los problemas que más les afectan:

Lo primero que destacan es la violencia derivada del conflicto, la fuerte presencia de grupos armados, los ataques que han sufrido durante la última década y las actividades ilícitas.

Otro de los problemas que subrayan es la falta de servicios básicos de primera necesidad: no hay agua corriente, la planta eléctrica solo funciona unas pocas horas al día y suele fallar.

Una de las mayores preocupaciones es que la comunidad no recibe atención médica profesional, por lo que ante cualquier urgencia, deben desplazarse en lancha hasta Tumaco y en coche hasta Pasto, un trayecto que dura alrededor de 10 horas.

Los desastres naturales como inundaciones e incendios también afectan a Santa María.

Ante la falta de oportunidades y alternativas para la vida, nos explican que “no hay oportunidades laborales y hay minería ilegal, los jóvenes solo pueden estudiar hasta 11° grado, entonces muchos abandonan la escuela y se ponen a trabajar cuando todavía son adolescentes. Nuestra comunidad sufre mucho la pobreza, que se ve agudizada por la contaminación del río, que era una de nuestras formas de subsistencia gracias a la pesca. También hay mucho embarazo a temprana edad y violencia.”

Para protegerse de todos estos riesgos, la comunidad ha identificado lugares donde se sienten seguros, como las casas comunales o la escuela. Para apoyarlos en el cumplimiento del derecho a la protección infantil, trabajamos con:

  • Las autoridades públicas y líderes comunitarios,: para promover que asuman sus responsabilidades ante el tema de la protección de la niñez y para que gestionen y acompañen iniciativas relacionadas con este derecho.
  • Las instituciones educativas: con el fin de aumentar su capacidad para prevenir y responder a los desastres naturales o provocados por el hombre.
  • Familias: nos aseguramos que los padres y madres tengan el conocimiento y las habilidades para la protección integral de sus hijos e hijas.
  • Y por supuesto, con niños, niñas y adolescentes: por un lado, para que mejoren sus conocimientos y habilidades para mitigar las consecuencias del conflicto y desastres naturales, y para que reciban atención directa para mejorar su protección y goce efectivo de derechos.

En Guapi se han seleccionado algunas de las instituciones educativas que presentan más riesgos. Un docente nos explica que: “en nuestra escuela hay mucha inseguridad. Cuando suben las mareas, se inundan las calles y los alumnos no saben cómo llegar. Además, hay muchos niños que llegan remando en canoa y se han llegado a ahogar viniendo a la escuela.

Además, estamos rodeados de grupos armados y actividades ilícitas y no tenemos siquiera un celador en la entrada, por lo que entran a la escuela todas las personas que quieren.  Tampoco tenemos agua en la institución, consumimos el agua de lluvia, pero cuando no llueve no tenemos ni para los baños.”

 “Quiero que todos los niños y niñas de Guapi tengan los mismos derechos y deberes que los del resto del país,” concluye el docente. 


Jóvenes, docentes y líderes comunitarios durante la presentación del proyecto.


Estudiantes de una de las escuelas focalizadas con el proyecto

 

Timbiquí

 

 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín