"De mi país cambiaría la corrupción y la inseguridad"

Miércoles 12 Junio 2019

Charles estudia en un colegio en Maicao- Guajira, en donde cursa 11° grado y tiene 17 años. Vive con su hermana debido a que su padre falleció, y a que su madre trabaja en Barranquilla; desde allí les hace llegar todas las cosas que necesitan para vivir bien.

Es la primera vez que participa de alguno de los proyectos de Save the Children, y vió en el concurso “Mi cuento” una oportunidad de contar desde su experiencia personal cómo ha sido el proceso de construir paz en su entorno familiar y por supuesto, en el comunitario.

“Aquí en Maicao vivo con mi hermano, y nunca he contado con el apoyo y el cariño de mi papá por que falleció y mi mamá trabaja en Barranquilla desde hace algún tiempo. Pero estoy feliz y agradecido con todo lo que tengo, porque no me hace falta nada.

Vivo con mi hermana y con el esposo, ella trabaja en proseguros. Tenemos una buena relación porque aquí en la casa cada uno tiene su espacio, hablamos mucho y me gusta que me aconseje cuando le cuento acerca de las cosas que me pasan; en general tenemos una buena relación.

Quisiera coser cuando sea grande, aunque mi mamá quisiera que entre a la policía, a mi la verdad no me llama la atención, pues tengo la idea de estudiar un técnico o algo que esté relacionado a lo que me gusta. Entraría a la policía solo si no pudiera hacer lo que a mi me gusta, porque la verdad es que no me gusta estar encerrado.

Me inspiré en cuento a partir de una una experiencia personal, y pórque estaba relacionado al tema de construcción de paz, entonces le dije a la seño que quería participar. Al principio lo había redactado como si fuera un testimonio, pero tuve que cambiarlo para que quedara como un cuento.

Se trató de un momento de mi vida en el que tuve que vivir con mi hermano. Muchas de las personas del cuento, que eran personas con las que yo me relacionaba en ese momento no tenían muchas esperanzas ni ganas de estar bien, así que aunque a mi hermano no le gustaba verme con ellos, lo que yo hice fue empezar a aconsejarlos, el hecho de haber tenido contacto con ellos me sirvió para tener claro que yo no iba a estar de la misma manera que ellos, yo de hecho estaba mucho mejor.

La historia dice que ellos al final tuvieron un cambio en su estilo de vida, aunque en la realidad no muchos lograron salir de la situación en que estaban, y por el contrario se fueron por situaciones más complicadas, muchos robaban y hacían cosas que lastimaban a los demás.

Si yo pudiera cambiar algo del país, sería la inseguridad y la corrupción porque sin esas dos cosas todo sería muy diferente. En Maicao por ejemplo, uno no puede salir con el celular en la mano porque pues uno corre el riesgo de que lo roben. La inseguridad es algo grave aquí.”

Información del proyecto:

Nuestra atención en emergencia incluye el fortalecimiento del acceso al derechos a la educación, por esta razón identificamos a niños y niñas que no están estudiando y orientamos a sus familias para que puedan asegurar un cupo escolar y matricularlos en las instituciones educativas.

Cabe destacar que los niños, niñas y adolescentes procedentes de Venezuela que no cuentan con un estatus migratorio regular pueden asistir a las instituciones educativas gracias a las circulares expedidas por el Ministerio de Educación, la falta de documento no es una causal de negación del cupo escolar. Sin embargo, al no contar con un documento de identidad válido en Colombia, no pueden solicitar certificados de estudios ni presentar las pruebas de estado o graduarse.

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín