Dos jóvenes colombianos acompañan al presidente Santos en la entrega del Premio Nobel de Paz 2016

Sábado 10 Diciembre 2016

“Esta paz no es de un presidente ni de un Gobierno, sino de todo el pueblo colombiano. La tenemos que construir entre todos…He sido líder en tiempos de guerra – para defender la libertad y los derechos de los colombianos- y he sido líder para hacer la paz, por eso puedo decirles, que es mucho más difícil hacer la paz que hacer la guerra”. Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia.

  • “La firma del Acuerdo de Paz significa mucho para mí porque representa la felicidad de todos y la tranquilidad para las personas que han sufrido el conflicto armado”. Bienvenida, joven colombiana presente en Oslo, en la antesala a la entrega del Premio Nobel de Paz.
  • María Paula Martínez, Directora de Save the Children Colombia, afirma que “para alcanzar la paz, Save the Childrense ha propuesto llegar hasta el último niño y niña promoviendo derechos como la educación, la salud, la participación y la protección, entre otros”.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, recibe este sábado 10 de diciembre en Oslo, Noruega, el premio Nobel de Paz 2016. Este galardón se le entrega al mandatario colombiano por sus decididos esfuerzos para llevar a su fin un conflicto armado que ha durado más de 50 años y que ha afectado a miles de personas en el país, principalmente a niños, niñas y adolescentes que han sido víctimas de reclutamiento y desplazamiento forzado, minas antipersona, entre otras.

Es por esta razón y como homenaje a esta distinción, que la organización Save the Children Noruega ofreció al presidente Santos una ceremonia de felicitación por alcanzar este reconocimiento. Junto a él estuvieron presentes dos jóvenes colombianos quienes conversaron con el mandatario acerca de la necesidad de que el país garantice los derechos de niños y jóvenes, y tenga en cuenta las opiniones e ideas de ellos para la construcción de paz.

“Yo creo que todas las niñas y los niños tenemos derecho a opinar, a dar a conocer nuestras opiniones, a decir lo que es bueno para nosotros y lo que nos interesa. Tenemos derecho a que los adultos nos escuchen y nos puedan entender”, respondió Bienvenida, una de las jóvenes que acompaña al Presidente durante esta celebración, al reflexionar sobre la importancia de que los adultos tengan en cuenta las opiniones de niños y adolescentes al momento de tomar decisiones en torno a la paz.

“Hemos aprendido que los niños contribuyen al desarrollo y tienen fuertes e interesantes opiniones sobre paz, ellos no quieren guerra y conflicto. Es grato que dos jóvenes colombianos nos acompañen en esta oportunidad y nos expresen sus visiones acerca de la paz.  Deseamos mucha suerte a Colombia y esperamos que puedan construir una paz sostenible después de 50 años de conflicto, los niños la merecen y todos la necesitan”, asegura Tove Wang, CEO de Save the Children en Noruega.

Y es como lo afirma el mismo Presidente, Juan Manuel Santos, “En un momento en el que nuestro barco parecía ir a la deriva, el Premio Nobel fue el viento de popa que nos impulsó para llegar a nuestro destino: ¡El puerto de la paz!”

Por su parte, María Paula Martínez, directora de Save the ChildrenColombia, asegura que “Para alcanzar la paz, Save the Children se ha propuesto llegar hasta el último niño y niña promoviendo derechos como la educación, la salud, la participación y la protección, entre otros. Nuestra organización seguirá trabajando y promoviendo actividades enmarcadas en la participación, para que la voz de los niños y las niñas sean oídas en los procesos de paz que se avecinan, para que puedan ser ellos reconstructores de sus comunidades y puedan llevar su voz y la de sus familias ahí a donde la inversión pública requiera aumentarse y priorizarse en favor de ellos”.

El Comité Nobel de Noruega destacó la labor que ha realizado el mandatario de los colombianos por avanzar en el proceso adelantado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). “Este premio debe ser visto como un tributo a los colombianos que, a pesar de grandes dificultades y abusos, no han perdido la esperanza de una paz justa y duradera".  Y quien mejor para hablar de esperanza que los mismos niños y jóvenes quienes, como representantes de esa infancia y adolescencia golpeada por el conflicto, invitan a creer en ella.

“Para mí es muy importante que se concrete este Acuerdo de Paz porque de esta manera ya no habría conflicto, entonces, lo que invertía antes el Estado para combatir a este grupo, ahora podrá invertirlo en educación, salud y progreso, y esto sería muy bueno para todos los colombianos”, reflexiona Juan David, otro de los jóvenes presentes en esta celebración.

Un camino por recorrer 

Para Save the Children y para los jóvenes, este Nobel de Paz debe ser un paso importante para alcanzar una paz que debe construirse desde las familias, las escuelas, El Estado y desde quienes tienen la responsabilidad de garantizar los derechos de los menores de edad. 

“Los retos que tenemos todos como corresponsables de asegurar la plena efectividad de los derechos de la infancia, es decir, Estado, familia y la sociedad son las de proveer con derechos básicos a los niños y niñas en todo el país. Debemos seguir trabajando para que ningún niño o niña muera en los próximos años por causas prevenibles, para que ellos tengan acceso a una educación de calidad, para que ninguno siga siendo afectado del conflicto armado. En las zonas donde Save the Children trabaja, se llevarán a cabo actividades para la construcción de paz y se espera que todos los corresponsables en esas actividades apoyen justamente la idea de la participación de los niños y niñas en la toma de decisiones”, asegura la directora de Save the Children Colombia.

A modo de ejemplo, Juan David explica que “La paz se construye en las familias con respeto, sin respeto no hay familia, también se necesita que los padres brinden mucho cuidado y amor a sus hijos, para que así se pueda vivir en armonía”.

Al finalizar, deseando y anhelando que esta paz que está cerca de concretarse en Colombia llegue a todos los rincones del mundo, los jóvenes colombianos enviaron mensajes de esperanza y aliento para aquellos niños, niñas y adolescentes que viven en países inmersos por la violencia y el conflicto armado.

“A estos niños y niñas les diría que yo también pasé por eso, pero no por esa razón vamos a dejar que nos aplasten nuestros sueños, hay que seguir adelante, no hay que dejarse humillar, por ejemplo, si la violencia causó que perdieras un familiar, eso no importa, uno debe seguir adelante con la vida, uno tiene que alcanzar sus metas y ser alguien en la vida”, afirmó Juan David. Entre tanto, Bienvenida manifestó “Yo lo que quiero decirle a los niños que han sufrido por el conflicto armado es que no se den por vencidos, que cumplan sus objetivos, sueños y metas para que sean un ejemplo para todos”.

     Entre 2015 y 2016 el conflicto dejó: 

  • 9 niños o niñas fallecieron a causa de minas antipersona y 22 más resultaron heridos.
  • 50 niños y niñas fueron víctimas de reclutamiento ilícito
  • 50.973 niños y niñas sufrieron el fenómeno social del desplazamiento.
  • 51.721 niños y niñas padecieron algún acto terrorista (atentados, combates u hostigamientos).
  • 50 niños y niñas sufrieron la desaparición forzada.
  • Vídeo original: Nobel Peace Prize Concert

 

 Bienvenida y Juan David en Noruega

 Juan David, Bienvenida y otros jóvenes en compañia del presidente, Juan Manuel Santos.

 

Entrega de recuerdos de Noruega al presidente Juan Manuel Santos

 

 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín