El deporte como iniciativa de paz

Miércoles 5 Septiembre 2018

“Me gustaría que nosotros le aportemos a la ciudadanía para que el país sea mejor” José Camilo* tiene 13 años y nació muy lejos de donde hoy vive, en la Guajira.

Tiene ojos vivos, y tez clara que contrasta con la piel negra del resto de sus amigos de la 50, una comunidad de la zona rural cerca de Buenaventura.

- “Costeño, costeño”, le llama un amigo mientras pasea por la comunidad. Cuenta que sus compañeros le hacía bullying, por se costeño, hablar diferente, convivir con ello fue difícil.

“Me querían buscar pelea y allá yo si peleaba y perdí sexto por eso, pero ya no me gusta”, comenta. Cuando se le pregunta pregunta por qué motivo cambió, con una actitud madura responde: “Me daba tristeza de que mi mamá tuviera que ir al colegio porque peleaba con alguien, porque perdí 8 materias, me dolía al ver ella se levantaba temprano a hacerme mi comida, a comprarme los útiles escolares y yo no estaba aprovechando esas oportunidades que necesitan otras personas.”

Además, admite que ante se la pasaba peleando, pero comenta nunca llegué a meter vicio, andaban en pandillas, pero eso no lo aceptó.

“Yo podré ser muy recochero, pero por allá no voy”, dice muy serio. A su corta edad, ya cambió 4 veces de casa por los traslados de su papá y admite que el cambio no fue fácil.

“No ha sido fácil adaptarse, yo al principio no me quería venir porque yo allá tenía mis amigos, lloré y todo con mis amigas, pero pues si de pronto valió la pena explorar otras partes”, comenta. Además, estaba acostumbrado a la ciudad y pasar al campo también fue un desafío.

“A lo primero yo tenía en la mente que no quería vivir acá pero ya me acostumbré, es en parte bueno porque uno se entretiene con los amigos, no hay tanta violencia. Aunque a veces se va la luz o no hay agua, pero se vive bien,” explica. Cuando llegaron hace 2 años, empezaron a vivir en una casa pre fabricada y ahora cambiaron a una de alquiler.

Allá vive con sus papás y su hermanita de 3 años. Lo que más le gusta es convivir con sus amigos y jugar el fútbol, irse a bañar al río, a trotar… Su ánimo se tuerce cuando recuerda a los amigos que dejó atrás.

Pero sobre todo al rememorar un episodio que le entristeció mucho: “En las vacaciones que fui a Santa Fe de Antioquia donde vivía antes, allá tenía buenos amigos y me dio tristeza porque la mayoría se metieron en bandas, uno estaba en un centro de rehabilitación, hasta una amiga que yo quería se había metido en eso, fumaba marihuana. Las calles estaban solas, no había casi nadie”, explica con tono ensimismado.

Save the Children está implementando un proyecto de iniciativas de paz donde niños y niñas construyen paz a través de ideas que contribuyan a la convivencia y el respeto. En este caso, los niños y niñas decidieron mejorar la cancha comunitaria.

“Este proyecto nos hacen sentir más mayores porque nos hacen tomar decisiones que a veces no nos preguntan (los adultos) porque creen que no sabemos nada. Los adultos deben tomarnos en cuenta porque a veces los niños tenemos más imaginación, uno sabe que se necesita, siempre tenemos que aportarles a las cosas”, explica orgulloso.

José Camilo es uno de los niños más activos del grupo que participa en el proyecto aunque no sepa si podrá llegar a ver la cancha terminada.

“Yo creo que no voy a aprovechar la cancha, pero de todos modos quiero ayudar, aportarles a las personas para que puedan disfrutar y para los que están metidos en cosas raras como vicios, pandillas se salgan de eso y sepan vivir la vida, Las personas que vienen acá nos hablan de los derechos que tenemos como estudiantes, como personas,” detalla.

La paz significa mucho para él, sabe es que un valor muy importante para la convivencia en comunidad.

“La paz es convivir entre personas, no estar en guerra; sin paz no podemos vivir, y el papel que debemos tener es ser buenas personas con los demás”, menciona. Cuando habla de sus deseos, se le cambia la voz, y con mayor certeza:

“Me gustaría que el país fuera mejor, que nosotros le aportemos a la ciudadanía para que el país sea mejor, que los otros países digan Colombia es un buen país”.

 *Los nombres fueron sustituidos para preservar su identidad.

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín