"En el taller de joyería todos son talentosos"

Martes 11 Julio 2017

Miguel Campaz es actualmente profesor de nuestro proyecto “jovenes emprendedores” de joyería en Guapi, Cauca. Él dice que ve muchos jóvenes con futuro, pero que la gran desventaja es su frecuente ausentismo a clase. Él siente que la joyería es un legado que se debe enseñar y que siempre quiso enseñar sus conocimientos a jóvenes y esta fue su oportunidad. Miguel lleva 30 años trabajando como joyero y cuenta con su propio taller en Guapi, donde ya recibe apoyo de muchos de sus estudiantes.

“Mi nombre es Miguel Campaz Ruiz, le enseño a los chicos joyería especializada en filigrana. Este arte lo aprendí aquí en Guapi - Cauca con un maestro de joyería y trabajo la plata hace más o menos 30 años. Porque en mi barrio había un taller y desde pequeño siempre me llamo la atención y me fascinaba, salía del colegio y salía a pararme allá y mirar trabajar. Esta es la primera vez que tengo la oportunidad de enseñar de joyería.

Decidí enseñar porque la mayoría de personas de joyería son egoístas porque no les gusta enseñar para que la plaza no se llene. Pero a mí siempre me gusta trasmitir esto para que la joyería no se acabe sobre todo la filigrana, que sea una herencia.

De este primer grupo de pupilos hemos quedado con unos pocos, pero son dedicados, lo único que a veces se dificulta es que faltan mucho a clase y eso hace que la enseñanza sea más difícil. No sé por qué faltan, pero a veces faltan mucho y lo que pasa es que avanzamos mucho con un grupo y los otros se atrasan.

Con el SENA se está buscando una complementación. Yo si he visto muchachos que son muy buenos y tienen talento, porque la joyería es más que todo práctica, es muy mínima la teoría. Entonces los muchachos que están acá uno ve la calidad del armado y del acabado y que son muchachos que recién empiezan y tienen mucho futuro en la joyería. La joyería es algo que uno dice le estoy enseñando a este muchacho, pero el resultado se ve en las piezas que ellos hacen.

La idea es que ellos sigan conmigo o con otro profesor. Yo les daría trabajo a los chicos de hecho a veces he estado ocupado en el taller y los llamo y ellos van a ayudarme.

Acá no hay discriminación de género, todos se respetan me hubiera gustado mucho que hubiera más mujeres porque el trato es muy chévere pero no tienen tiempo y la joyería es de tiempo”.

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín