En marzo del 2017 se cumplen 6 años de guerra en Siria. El balance es catastrófico para la infancia

Lunes 13 Marzo 2017

 

Un importante proyecto de investigación de Save the Children encuentra evidencia generalizada de “estrés tóxico” y problemas de salud mental entre los niños y niñas que viven en Siria, mientras expertos advierten que el daño psicológico podría ser irreversible.

  

  • Hallazgos muestran que el 84% de los adultos y casi todos los niños creen que los bombardeos continuos son la principal causa de estrés psicológico en la vida cotidiana de los niños y niñas.
  • El 50% de los niños y niñas dice que nunca o muy raramente se han sentido a salvo en sus escuelas y el 40% refiere que no se sienten seguros de jugar afuera de sus propios hogares.
  • El 89% de los adultos dijo que el comportamiento de los niños se había vuelto más temeroso y nervioso a medida que la guerra continúa.
  • El 71% dijo que los niños sufren cada vez más de incontinencia urinaria y de micción involuntaria.
  • Expertos dicen que se está llegando a un punto crítico; si la guerra no termina pronto y los niños y niñas no reciben la ayuda psicológica que requieren, será mucho más difícil reparar el daño cuando lleguen a la edad adulta.

Save the Children Londres y sus socios sirios entrevistaron a más de 450 niños, niñas, adolescentes y adultos en siete provincias en Siria para el estudio más grande de su tipo llevado a cabo durante el curso del conflicto. El estudio reveló que muchos niños, niñas y adolescentes están viviendo en un estado casi constante de miedo, aterrorizados por bombardeos, ataques aéreos y violencia continua, con devastadoras consecuencias psicológicas.

El informe en el que fueron consultados expertos demostró que los niños y niñas están sufriendo de una condición llamada “estrés tóxico”, que puede ocurrir cuando se experimenta una adversidad fuerte, frecuente o prolongada, como la extrema violencia que produce el conflicto sirio. La respuesta de un continuo estrés tóxico puede tener un impacto permanente en la salud mental y física de los niños y niñas.

La investigación reveló cómo la guerra ha arruinado la infancia de millones de niños y niñas. Casi la mitad de los niños y niñas entrevistados dijeron que no se sentían seguros en la escuela o jugando afuera. En entrevistas y grupos focales, se encontró que el 78% de los niños y niñas siente dolor y extrema tristeza casi todo el tiempo, y casi todos los adultos dijeron que los niños y niñas se habían vuelto más nerviosos o temerosos a medida que la guerra continúa. 

 

 

Zeinab, de 12 años, en un campamento de personas desplazadas en Hassakeh NE Siria: "Cuando llegó la guerra, todos los niños y niñas sirios olvidaron todo lo que habían aprendido y ahora no saben nada más que de guerra. Siento que he visto tantas cosas terribles. Perdí dos años de escuela, y mi hermano ha crecido y apenas ha estudiado. ¿Qué pasa si crezco y continúo en este mismo camino y pierdo todo mi futuro?"

La tensión psicológica constante en los niños y niñas se ha manifestado en mojar la cama, la micción involuntaria en público, los impedimentos del habla y niños y niñas que perdieron el habla por completo, y el abuso de sustancias. Comunidades y profesionales también reportan un aumento en las autolesiones y los intentos de suicidio entre niños y niñas de tan solo 12 años.

 

Mohammed, trabajador en Idlib: "Estoy hablando con usted desde un área donde la gente podría morir en cualquier momento, esta falta de seguridad está causando muchos problemas psicológicos en los niños y niñas. Nos damos cuenta de que siempre están estresados y reaccionan a cualquier ruido desconocido, si se mueve una silla o la puerta se golpea, debido a su miedo al sonido de aviones y cohetes. Los niños y niñas están cada vez más aislados y no les gusta participar en nuestras actividades, y en los niños y niñas pequeños estamos viendo muchos casos de micción involuntaria”.

Síntomas como este pueden ser un signo de "estrés tóxico" en los niños y niñas, descrito por los expertos como la forma más peligrosa de respuesta al estrés que un niño puede experimentar.

Alexandra Chen, especialista en protección infantil y salud mental de la Universidad de Harvard: "Mientras los niños y niñas son resilientes, la exposición repetida a eventos traumáticos extremos que muchos niños y niñas sirios experimentan los pone en un riesgo significativo de vivir en un estado de estrés tóxico".

 

"Es probable que esto tenga un impacto devastador y duradero en la salud mental y física de estos niños y niñas, interrumpiendo el desarrollo del cerebro y otros órganos y aumentando el riesgo de enfermedades del corazón, abuso de sustancias, depresión y otros trastornos de salud mental en la edad adulta. "

 

Con el fin de la violencia, el apoyo adecuado y las intervenciones tempranas, los niños y niñas pueden recuperarse de experiencias traumáticas. Sin embargo, la crisis de salud mental infantil está llegando a un punto de inflexión en Siria, justo cuando las estructuras de apoyo familiar y los servicios oficiales están colapsando.

 

Con los adultos en sí muy estresados y luchando para hacer frente, uno de cada cuatro niños y niñas entrevistados dijo que rara vez o nunca tienen un lugar para acudir o alguien con quien hablar cuando están asustados, tristes o molestos.

 

 

Muchos médicos y profesionales han huido del país, y el atroz bombardeo y los bloqueos a los voluntarios que llegan a las zonas más afectadas significan que hay poca provisión oficial de servicios de salud mental. Cuando existen, el estigma social a menudo impide que las personas accedan a ellos.

 

Dra. Marcia Brophy, Consejera de Salud Mental Senior y Asesor Psicosocial para el Medio Oriente de Save the Children: "Estamos perdiendo niños y niñas dentro de Siria, algunos de los cuales hacen frente a experiencias desgarradoras siendo testigos del asesinato de sus padres frente a ellos, a los horrores de la vida bajo asedio, sin el apoyo adecuado. Nos arriesgamos a condenar a una generación de niños y niñas a toda una vida de problemas mentales y de salud física - necesitamos asegurar que los niños y niñas que ya han perdido seis años de sus vidas por la guerra no tengan que perder todo su futuro también”.

 

En última instancia, la única manera de comenzar a deshacer el daño hecho a los niños y niñas es detener la causa raíz de su angustia - la violencia continua en Siria, particularmente los ataques aéreos y los bombardeos que surgieron fuertemente en el informe como la causa primaria de problemas de salud mental infantil.

 

Maripina Menéndez Directora Ejecutiva en México de Save the Children, dijo: "Lo que esta investigación muestra es que estamos presenciando una crisis de salud mental entre los niños y niñas provocada por seis años de guerra en Siria. Los niños y niñas se espantan cuando oyen un fuerte ruido, aterrorizados por jugar afuera, temerosos de ir a la escuela, pero temen que su futuro se arruine sin una educación.”

"Es una tragedia que no se puede permitir que continúe - podemos acabar con el estrés tóxico que muchos niños y niñas están sufriendo al detener el bombardeo de áreas civiles y llegar a todos con ayuda para salvar vidas y brindar apoyo psicológico".

 

Además de un alto al fuego inmediato y un fin de la violencia negociado, pedimos:

  • Que todas las partes dejen de usar armas explosivas en zonas pobladas y de atacar la infraestructura civil, como escuelas y hospitales, ya que esto fue claramente la causa principal de la angustia y el miedo de los niños y niñas.
  • El fin inmediato de las tácticas de asedio y el acceso humanitario sin restricciones a todas las áreas, para que agencias como Save the Children y nuestros socios puedan llegar a los niños y niñas en condición de mayor vulnerabilidad.
  • Los donantes deben hacer un nuevo compromiso global para apoyar la salud mental y el bienestar de los niños y niñas en emergencias, incluyendo fondos suficientes para la salud mental y la programación psicosocial dentro de Siria

 

 

Información Importante:

  • Para este informe, el personal y los socios de Save the Children hablaron con 458 niños y niñas, adolescentes y adultos dentro de siete de las 14 provincias de Siria, el estudio más amplio y exhaustivo realizado sobre la salud mental y el bienestar de niños y niñas en Siria durante el conflicto.

 La investigación tuvo lugar entre diciembre de 2016 y febrero de 2017 y consistió en:

  • 313 cuestionarios individuales, entre ellos 154 adolescentes de entre 13 y 17 años (59 niñas, 95 niños y niñas) y 159 padres y adultos cuidadores (61 mujeres, 98 hombres).
  • 17 grupos focales con 125 niños y niñas (56 niñas, 69 niños y niñas) se dividieron en cuatro grupos de edad: 5-7, 8-11, 12-14 y 15-17 años. Las edades mayores se dividieron en grupos de niñas y niños.
  • Entrevistas a fondo con 20 trabajadores psicosociales, niños, niñas, trabajadores humanitarios, maestros, padres y psicólogos.

La investigación se llevó a cabo con profesionales capacitados que también ofrecieron primeros auxilios psicosociales a los niños y niñas involucrados. Se llevó a cabo en varias localidades de Alepo, Damasco, Dara'a, Hasakah, Homs, Idlib y Rif Damasco, con entrevistas adicionales con expertos de países vecinos de Siria.

  • Agrademos a nuestro dedicado personal de Siria, así como a las numerosas comunidades sirias, a las personas y a las organizaciones humanitarias que contribuyeron a este informe. Estos incluyen: Violeta, Shafak, rama de olivo, alivio de Siria, la Sociedad Médica Americana Siria (SAMS) y muchos otros que desean permanecer en el anonimato con el fin de continuar sus esfuerzos para ayudar a los niños y niñas en Siria.
  • Brindamos servicios de salud mental y apoyo psicosocial (MHPSS, por sus siglas en inglés) y actividades educativas para niñas y niños en 10 provincias de Siria, así como en países que reciben refugiados sirios. Nuestro enfoque de la programación del MHPSS incluye la Curación y Educación a través de las Artes para niñas y niños (HEART, por sus siglas en inglés), y Resiliencia Infantil, y sigue las directrices del Comité Permanente entre Organismos sobre la salud mental y la programación psicosocial.

 

Además, apoyamos siete centros de atención primaria y un hospital de maternidad, realiza campañas de vacunación y distribuye artículos para el hogar, kits de higiene y kits de invierno, entre otras actividades en Siria. Hasta la fecha, nuestros programas han alcanzado a más de 2,4 millones de personas dentro de Siria, incluyendo más de 1,6 millones de niñas y niños.

 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín