"En mi comunidad hacen falta muchos servicios para niños y niñas"

Jueves 22 Diciembre 2016

“Mi nombre es Alejandra, soy de la etnia indígena Nasa y tengo 14 años. Vivo en una vereda donde hay alrededor de 500 personas, cerca de la comunidad La Ceja.

 Todos los días voy al colegio caminando con mis tres hermanos pequeños, de 1°, 2° y 7° grado. Tenemos que caminar media hora, por lo que nos despertamos a las 5am para llegar a tiempo. En mi comunidad la gente es muy trabajadora y todos se levantan temprano. Los niños que viven más lejos salen muy temprano hacia la escuela.

Yo estudio en 9°. El énfasis de mi colegio es agro-ambiental. Los profes se preocupan en enseñarnos proyectos que traten bien al medio  ambiente, usos y costumbres de la comunidad,  nuestro idioma nasa yuwe. Cuando acabe, me gustaría ganar una beca para estudiar enfermería y después poder estudiar medicina en Bogotá para tener más conocimientos y superarme.

Mis papá son agricultores, cultivamos, café, frijol… mi mamá en las labores del hogar. Yo ayudo mucho en el campo a mi papá pero nunca he faltado a clase por ir a trabajar porque no me gusta perder clase. Mis notas son siempre altas.

Sin embargo, he conocido muchos niños y niñas que dejan de estudiar para ir a trabajar o porque se quedan embarazadas. En secundaria casi no hay alumnos, de 9°a 10° se salen, se van a trabajar la mayoría. Esto no me gusta porque estudiar es una oportunidad que no debemos desaprovechar.

Otro motivo por el que hemos faltado mucho a clase es que no hay agua, tenemos que ir a cogerla al río y hubo una temporada que se secó y, como la mayoría de nosotros vivimos muy lejos, no podíamos pasar todo el día sin agua.

Aunque la comunidad es chévere, en las casas no hay agua corriente, nosotros la cogemos de un nacimiento de agua. Además, hasta hace tres años no teníamos energía y todavía hoy no tenemos carretera para llegar a mi comunidad.

Tenemos una enfermera que cuida a muchas veredas a la vez y viene un médico cada mes. Pero si pasa una urgencia, como no hay carretera, a veces tienen que sacar a las personas con la hamaca. Pero por ejemplo, los partos son en la comunidad con las parteras. Acá muchas niñas tienen hijos a los 13 o 14 años.

No hay mucha violencia en mi vereda aunque los grupos armados sí han estado siempre muy cerca. Antes sí había más violencia pero ahora ya no se ve tanto.  Lo que sí hay son cultivos ilícitos, y los niños también trabajan ahí pero el cabildo prohibió vender la droga en la comunidad y puso como castigo desterrarlos.

Lo que sí he visto es violencia de padres y madres a hijos u hombres a sus mujeres. Sin embargo, en la comunidad tenemos un cabildo, en el que participa toda la comunidad, y opinan sobre el delito y el castigo, puede ser cepo – le cuelgan de los pies durante el tiempo que el cabildo decidan- o cueti – que te pegan con una vara-. Si la persona no se quiere someter al castigo tradicional, lo mandan a la policía. En colegio también tenemos cabildo escolar y están los comisarios en los salones. Además, en la escuela nos hablan de nuestros derechos y nos explican la ruta a seguir si nos pasa algo, si alguien nos hace algo. Pero hay muchos niños por fuera de la escuela que no sé si la conozcan.

Se debería invertir mucho en mi comunidad porque faltan muchos servicios para niños y niñas, como hogares infantiles para que puedan ir los niños chiquitos.  

También hace falta que se invierta en carreteras porque no hay manera de llegar en coche. Tardamos una hora y media en llegar a la cabecera municipal de Páez, por ejemplo, primero caminando hasta llegar a la carretera.

El presupuesto de Colombia se debería invertir en educación, garantizar que todos los niños y niñas tuvieran la oportunidad de ir a la escuela, garantizarles un transporte, por ejemplo. También en salud, que todos tengan médico.

Sobre todo hay que invertir de forma más equitativa en las personas necesitadas, en las personas que más sufren. Por ejemplo, en mi vereda hay niños que no pueden ir a la escuela por ir a trabajar. Uno ve las necesidades pero en eso no se invierte.

Por esto, se debería saber invertir mejor la plata, que lo hagan mejor para que todos tengamos las mismas oportunidades, para que todos los niños y niñas reciban lo que necesitan. Sería bueno que nos escucharan a todos, que la gente que está en el poder escuche a los que no tenemos el poder. 

Proyecto en el que trabajamos con Alejandra

Convenio 1614 con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) – UNICEF – Save the Children: Es un proceso de acompañamiento técnico en los territorios con el propósito de fortalecer las capacidades de las administraciones municipales, distritales y departamentales para la inclusión oportuna y efectiva de la y protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes y del fortalecimiento familiar en los planes de desarrollo territorial - PDT y en la formulación de proyectos e inversión.

Así mismo, se viene adelantando la valoración en 1.134 planes de desarrollo territorial (municipales, distritales y departamentales) respecto de la inclusión de los temas de la primera infancia, la infancia, la adolescencia y el fortalecimiento familiar.

Se implementó desde el mes de febrero y cerró una primera fase con la aprobación de los planes de desarrollo el 01 de junio de 2016;  en esta fase se acompañaron  350 entidades territoriales definidas en el marco del convenio de asociación entre el ICBF, UNICEF y Save the Children Colombia.

En el fortalecimiento de la participación de niños, niñas y adolescentes y en el fortalecimiento de la sociedad civil.

El proceso de participación: Es el diseño e implementación de una ruta para la constitución y consolidación de las mesas de participación de los niños, niñas adolescentes, y dela participación de la sociedad civil en las instancias del Sistema Nacional de Bienestar Familiar en los territorios, realizando el acompañamiento técnico requerido.

Tiene el propósito de fortalecer la participación significativa de los niños, niñas y adolescentes en las instancias del Sistema Nacional de Bienestar Familiar y de  fortalecer el derecho de su ciudadanía. Así mismo, se busca que la participación de niños, niñas y adolescentes incida en la toma de decisiones de los gobernantes de las entidades territoriales, en todos los aspectos que tienen que ver con la vida de ellos y ellas.

Finalmente, para fortalecer los procesos que permiten dar cabal cumplimiento a lo definido en el Decreto 936 de 2013 por medio del cual se crean las Mesas de Participación de niñas, niños y adolescentes como “espacios que propician la participación y movilización de ellos como actores fundamentales en el diseño e implementación de políticas públicas”.

Respecto de la sociedad civil se busca fortalecer la participación de la sociedad civil en las instancias del Sistema Nacional de Bienestar Familiar (Consejos de Política Social y Mesas de Infancia, Adolescencia y Fortalecimiento Familiar.

 El acompañamiento técnico se inició desde el mes de marzo en los territorios seleccionados que son: Manaure, Uribía, Ciénega de Oro, Guática, Guapi, Páez, Inzá, Puerto Guzmán y Villa Garzón y en los departamentos de La Guajira, Córdoba, Risaralda y Putumayo.

Se realiza el proceso con cuatro (4) gestores de participación, los referentes del Sistema Nacional de Bienestar Familiar, una coordinadora nacional y una mesa técnica conformada con profesionales de las tres entidades asociadas en el convenio.

Con los niños, niñas y adolescentes, sus familias, así como con los delegados de la administraciones municipales y departamentales, los miembros de los gabinetes municipales y departamentales que se han vinculado al proceso y con representantes de la sociedad civil.

Para el fortalecimiento de las Mesas Departamentales de participación se han vinculado delegados de las administraciones departamentales, que acompañan los procesos en el municipio escogido, para posteriormente hacer lo propio en los municipios del departamento, y en algunos territorios se están capacitando a los referentes del ICBF para que puedan multiplicar en sus territorios la conformación de Mesas para el departamento. 

 

 

 

 

 

 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín