Escuela de familias en Cauca y Nariño

Miércoles 15 Marzo 2017

En Save the Children queremos fortalecer la relación familia y escuela para que padres, madres y/o cuidadores se involucren más en el proceso educativo de sus hijos e hijas. Para eso, se está implementando la estrategia de familias que tiene como propósito fortalecer la Escuela de Familia en las instituciones educativas para motivar una mayor participación de las familias y brindar herramientas hacia una crianza positiva para eliminar el castigo físico y psicológico hacia la niñez.

John Freddy es un padre de familia del municipio de Guapi, Cauca, que ha estado muy involucrado y comprometido desde el inicio con esta estrategia. Él nos cuenta que quiso ingresar en la escuela de familias ya que, cuando estudiaba, la relación con sus padres y el colegio era poca y eran muy pocos los espacios donde los padres podían ser partícipes. Con el paso del tiempo, él siguió evidenciando que los padres no estaban realmente siendo incluidos en el proceso educativo y de desarrollo de sus hijos. Por estas razones, él decidió ingresar y formar parte del proyecto.

John Freddy afirma que las reuniones que han tenido han sido enriquecedoras no solo para él, sino para todos los padres que han iniciado este proceso, “en estas reuniones podemos preguntar por nuestros hijos no solo en el tema académico, pero también a nivel personal, de como ellos se están sintiendo en el colegio y como nosotros podemos ser incluidos en este proceso. Como podemos comunicarnos mejor con nuestros hijos y podemos aprender pautas de crianza positivas que son realmente importantes para los padres.”   

“En estas reuniones queremos buscar estrategias que involucren más padres, queremos encontrar actividades que logren motivarlos para que participen en este proyecto. En segundo lugar, cuando los padres entran al grupo les entregamos unos boletines y unos documentos de compromiso donde los padres asuman la responsabilidad de asistir a las reuniones y de involucrarse cada vez más en el desarrollo académico y personal de sus hijos.”

Él considera que hasta el momento los padres que han asistido han estado muy satisfechos y su reacción frente a la estrategia ha sido buena. “En lo personal tú sientes que cambia algo en ti con esta estrategia, se aprende mucho y yo como hombre aprendí también a no dejarle la educación de mi hija solo a la madre.”

A John Freddy le gusta pensar que la estrategia se replica y que estos niños y niñas posteriormente podrán poner en práctica estas enseñanzas. Sin embargo, “lo más difícil dentro del proyecto es la asistencia de algunos padres, “muchas veces si hay motivación y se quiere asistir, pero casi el 20% no son del casco urbano y es sumamente complicado que puedan venir a las reuniones, por otra parte, hay niños es los colegios que vienen de la parte rural pero no vienen con sus padres sino llegan a una casa y el señor que vive en la casa es su representante, pero realmente no va a asistir a una reunión de este tipo. Finalmente es muy difícil interactuar con el padre si existe este contexto.”

Por otra parte, él afirma que considera esta escuela de familias es muy importante ya que se logra concientizar a los padres y que ellos se preocupen y se involucren más con sus hijos. “Es importante no dejar solo que el docente los eduque sino también desde la casa con estas estrategias de crianza positiva y generar una confianza con nuestros hijos.”

El embarazo a temprana edad es un tema que se está evidenciando “es importante que los padres conozcan estrategias para poder hablar con sus hijos y poderles ayudar, así como evitar violencia y falta de comprensión en los hogares cuando estas niñas quedan embarazadas. Aquí no hay muchos medios donde se puedan divertir los niños y creo que es importante que en esta escuela de familias los padres aprendan y puedan transmitir y guiar a sus hijos para que encuentren formas de diversión mucho más sanas.”

Uno de los retos más importantes según John Freddy es que “tanto madres como padres se involucren ya que se evidencia que más madres asisten a las reuniones. Yo siento que es importante que no solo las madres apoyen a sus hijos. Una de las razones por las que los padres no asisten a las reuniones y se ven muchas más madres es porque hay padres que son cabeza de familia y su fuente de trabajo es la pesca, la minería y la agricultura y es por esto que es muy difícil puedan asistir y dejar sus trabajos.”

Esta estrategia forma parte del proyecto Vive la Educación, que busca mejorar la calidad educativa en zonas afectadas por el conflicto armado de Colombia. Lo realizamos gracias a la Embajada de Canadá y con el Consejo Noruego para Refugiados en Cauca, Nariño y Caquetá.

Finalmente, John Freddy dice que, aunque está feliz con esta iniciativa, aún le gustaría que se trabajara y profundizaran temas como pautas de crianza positivas ya que aún hoy en día el castigo físico en los hijos se ve como una práctica habitual y es importante reforzar en este aspecto y que existen diversas formas de corregir a los niños. También le interesa que continúen las reuniones para seguir capacitando padres y que estos no abandonen el proyecto. 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín