Gracias a Vive la Educación, Karol ha fortalecido sus habilidades

Lunes 27 Agosto 2018

“Mi nombre es Karol, vivo en la vereda el Paujil, tengo 17 años y estudio en el colegio Los Pozos.

 

De mi casa al colegio son 15 minutos, me voy en moto y la manejo yo. Lo que más me gusta de ir al colegio es que puedo aprender muchas cosas, compartir tiempo con mis amigos y la materia de literatura que es mi favorita. Yo vivo con mi mamá y mi papá solamente, tengo hermanos, pero ellos ya viven con sus familias por aparte, yo soy la menor.

Nosotros tenemos una finca, mi mamá trabaja en la casa y mi papá lo del ordeño, lo del ganado y todo eso. Cuando yo salga del colegio he pensado estudiar en Ibagué, odontología porque haya tengo familia y se me facilita todo. Mis papás siempre me han apoyado y me ayudarían con el dinero de la carrera. Escogí odontología porque me encanta, es una carrera que uno puede independizarse y trabajar por su propia cuenta.

 

Yo hago parte del proyecto Vive la Educación y estoy en dos estrategias, pruebas SABER y la de género. De la de género me gusta porque nos enseñan sobre cosas de las que no teníamos idea que existían y, he aprendido cosas buenas que me sirven para mi vida, para aclarar a algunos que no sepan. Lo que más me ha gustado aprender es de sexo y género pues era algo en lo que estaba confundida y me aclararon las dudas. En cuanto a los simulacros de las pruebas SABER pues ha sido de gran ayuda porque lo hacen recapacitar a uno, porque digamos, en el primer simulacro nos fue mal entonces nos hicieron abrir los ojos y nos dijeron despierte, póngase a leer, a repasar.

 

Ahorita para el 12 de agosto, me siento un poco asustada porque quiero sacar un buen puntaje, pero sé que he aprendido muchas cosas que voy a poner en práctica ese día. Mis papás no asisten a las estrategias, pero yo les he contado lo que hacemos. Digamos en cuanto al género allá nos decían que eso iba a ser de gran ayuda porque hay familias que no hablan de todas esas cosas, como los métodos anticonceptivos, porque son como un tabú. Pero con mis papás no hay problema con eso porque ellos siempre me hablan de eso, dialogamos y no hay problema. Y en cuanto al machismo, eso no se ve en mi familia, pues en mi familia somos 6, 4 hombres y dos mujeres y en sus familias yo nunca he visto machismo. Aunque aquí en Caquetá, si he analizado unas familias en las que se nota mucho el machismo.

Acá en los Pozos la problemática más grande es en cuanto a la petrolera, porque están sacando el petróleo y nos van a dejar sin agua, eso en unos años va a quedar un desierto total. Porque, por ejemplo, uno analiza y digamos en mi finca llegaba una buena cantidad de agua y cuando ellos llegaron ahí empezó a mermar.

 Yo creo que, para aportar a la paz, necesitamos practicarla todos los días, en la casa, con la familia, en el colegio, con los vecinos. Y desde mi rol como estudiante, lo haría haciendo campañas, hablándoles las desventajas que nos puede traer no promover la paz, incluso al país.”

El proyecto Vive la Educación es implementado junto con el Consejo Noruego para Refugiados y financiado por el Gobierno de Canadá.

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín