Hasta la última niña: Libres para vivir, libres para aprender, libres de peligro

Viernes 7 Octubre 2016

Lanzamos nuestro informe Hasta la última niña. En todo el mundo, las niñas se están levantando para alzar sus voces como nunca antes habíamos visto. Están demandando ser libres. Libres para perseguir sus propias esperanzas y sueños, y libres para vivir sus vidas como ellas elijan construirlas. Su valor y su poder son lo que este informe intenta mostrar.

Nuestra campaña Hasta el último niño y niña está luchando contra la manera en que el mundo piensa y aborda la exclusión de millones de niños y niñas en condiciones de mayor pobreza y vulnerabilidad.

Defender “hasta la última niña” es una de las razones de ser de nuestra campaña. Todas las personas en todo el mundo deben reconocer que las niñas son propiedad de nadie y víctimas de nadie. Sino que tienen la posibilidad de trabajar por un mundo mejor.

En este informe nos ocupamos de algunas de las muchas barreras que enfrentan las niñas en particular:

  • Matrimonio infantil: más de 700 millones de mujer en el mundo hoy todavía se han casado antes de cumplir los 18 años y un de cada tres de estas adolescentes se casó antes de los 15. El matrimonio infantil puede desencadenar un ciclo de marginación durante cada parte de la vida de una niña.
  • Violencia basada en género y prácticas dañinas: se estima que 30 millones de niñas corren el riesgo de sufrir la mutilación genital femenina en la próxima década. Las adolescentes son más propensas a experimentar ciertas formas de violencia que los varones, incluida la violencia sexual. Alrededor de 2.6 billones de niñas y mujeres viven en países donde la violación en el matrimonio no se prohíbe expresamente. La violencia física, sexual y psicológica basada en género puede tener lugar en el hogar, la escuela o dentro de las comunidades; esta tiene sus raíces en la discriminación y la exclusión.
  • Mal acceso a buenos servicios de salud sexual y reproductiva: La mortalidad materna es la segunda causa principal de muerte en los adolescentes-niñas de 15-19 años de edad (después del suicidio). Se estima que 70.000 niñas adolescentes mueren cada año debido a complicaciones durante el embarazo o el parto. Cada año, 2,5 millones de niñas menores de 16 años dan a luz.
  • Exclusión económica: Cuando los recursos del hogar son limitados, las normas sociales en muchos lugares dictan que los varones deben ser priorizados, dejando a las niñas con escasas oportunidades para la educación y en situación de riesgo de mala salud y nutrición. Muchas niñas no asisten ni a la escuela ni tienen un trabajo remunerado: más de un tercio de las mujeres jóvenes en los países en desarrollo no tienen trabajo - fuera de la fuerza de trabajo formal y sin asistir a la escuela.
  • La falta de voz y reconocimiento: Las niñas son, a menudo, marginadas en el hogar y en la toma de decisiones públicas y sus necesidades están insuficientemente representadas en el gobierno. Suele asumirse en muchos ámbitos de la sociedad, que las niñas se sienten incómodas cuando expresan sus opiniones y, cuando lo hacen, a menudo no son escuchadas ni valoradas. Además, hay limitada información sobre la exclusión de las niñas por la falta de datos sensibles al género y desglosados, lo que refleja una carencia histórica y sistemática de reconocimiento de los derechos de las niñas y sus necesidades.
  • Brechas en la educación y el aprendizaje: A nivel mundial, 62 millones de niñas están fuera de escuela. En la gran mayoría de los países donde el nivel de educación promedio es baja, las mujeres y las niñas más pobres son los que están peor. Las niñas pueden enfrentar obstáculos para acceder a la educación desde el hogar y desde la escuela, incluyendo los costes de matrícula, instalaciones sanitarias inadecuadas, familias priorizando educación de los varones sobre las niñas y escuelas inseguras donde pueden ser objeto de violencia o acoso sexual y de género.
  • Conflictos, desastres y género: Las mujeres y las niñas se ven desproporcionadamente afectadas por el conflicto, el cambio climático y los desastres naturales - por ejemplo, como resultado de los “mecanismos de supervivencia negativos'', tales como el matrimonio infantil. Durante el brote de Ébola en Sierra Leona, el cierre de escuelas y la falta de protección para las niñas contribuyó a un fuerte aumento de los embarazos en adolescentes: se estima que más de 14.000 adolescentes quedaron embarazadas durante el brote, incluyendo 11.000 que estaban en la escuela antes de la crisis.
  • La trata y la esclavitud: chicas en busca de una vida mejor pueden ser engañados o empujadas a trabajos forzados o explotación sexual. De los 21 millones de víctimas del trabajo forzoso en todo el mundo, el 26% son niñas y niños. Las niñas se ven desproporcionadamente afectadas, sobre todo por la explotación sexual forzada.

EL CAMBIO ES POSIBLE

Hacer frente a las causas fundamentales de la exclusión y la falta de autonomía de las niñas no es fácil. Pero con esfuerzo sostenido e inversión, el cambio es posible. Es posible construir un mundo que garantice la igualdad de derechos y la libertad para que hasta la última niña pueda desarrollar su potencial.

Para ello, es necesario apoyar el empoderamiento de hasta la última niña, y trabajar simultáneamente con las partes interesadas en todos los niveles, incluidos los hombres y los niños, para permitir que las niñas puedan gozar en sus entornos de sus derechos y prosperar. Nuestra campaña Hasta el último niño y niña ha identificado tres garantías que los Gobiernos pueden hacer para alcanzar a la niñez en situación de mayor exclusión: financiamiento justo, igualdad de trato y rendición.

COLOMBIA ES EL 75 PAÍS DONDE LAS NIÑAS TIENEN MENOS OPORTUNIDADES

El objetivo del Índice de Oportunidades de las niñas es clasificar a los países de acuerdo a la posibilidad de que las niñas tienen que dar forma a su futuro y alcanzar su pleno potencial. Para construir el índice tomamos cinco indicadores de uso común, que también forman parte del marco de vigilancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los datos reales se obtuvieron de las fuentes públicas más fiables, incluidos los organismos de la Naciones Unidas (ONU) y el Banco Mundial. Si el mundo pretende cumplir con su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de "no dejar a nadie atrás", tenemos que luchar contra la exclusión y la discriminación. (Página 24 y 25 del informe).

Colombia se encuentra en el puesto número 75 donde las niñas tienen menos oportunidades para acceder a sus derechos, por debajo de países como Irán, Namibia o Indonesia, según nuestro informe “Hasta La Última Niña: Libre para vivir, libre para aprender, libre de cualquier daño”. Hemos clasificado a los países en un índice de mejor a peor país para ser una niña, con indicadores basados en el matrimonio infantil, la educación, el embarazo adolescente, las muertes maternas y el número de parlamentarias.

Aquí puedes leer el informe completo.

*Todas las fuentes de los datos aquí presentados, se encuentran en el informe.

 

 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín