Joven de Barbacoas visita la planta de Bvlgari en Italia

Viernes 17 Junio 2016

Desde 2012 estamos apoyando a los jóvenes del municipio de Barbacoas para tener alternativas profesionales, a través del rescate de la tradición orfebre del pacífico colombiano, con Artesanías de Colombia y el apoyo financiero de Bvlgari.

 

Con este proyecto buscamos enseñar a los jóvenes el oficio de la filigrana, con el fin de mantener viva la tradición de este pueblo y mostrar su talento y creatividad. Además, la venta de cada una de estas piezas se convierte en una fuente de ingresos y desarrollo para los jóvenes de esta comunidad aislada al sur de Nariño.

 

Heiner es uno de nuestros jóvenes beneficiarios y durante esta semana estará en Roma junto con Sandro de Bolivia, invitados por Bvlgari y Save the Children Italia, para conocer los talleres de alta joyería, los empleados, las técnicas de producción, los almacenes y el funcionamiento de la empresa.

 

Durante este viaje han recorrido las calles de esta hermosa ciudad. El lunes presentaron en las oficinas de Save the Children Italia el proyecto y la manera como ha transformado sus vidas, Heiner dejó un mensaje muy inspirador del futuro y de la paz en Colombia. “A través de este proyecto de rescate de la tradición joyera de Barbacoas y dar mayores oportunidades de trabajo a los jóvenes en un lugar afectado por el conflicto, yo espero que más jóvenes se involucren con la joyería y podamos contribuir a la paz de Colombia y de mi municipio. Los jóvenes somos el futuro de Barbacoas y me gusta poder contribuir a que mi municipio viva en paz”.  Además, tuvo la oportunidad de mostrar su trabajo y cautivar la atención con estas maravillosas joyas de filigrana.

 

El día más emocionante fue el martes cuando fueron recibidos en los laboratorios por el equipo de producción, mercadeo y recursos humanos de Bvulgari, conocieron la historia de esta empresa fundada en Roma en 1884. Por tres días más, estos dos jóvenes estarán trabajando en los laboratorios con los colegas joyeros de Bvlgari para aprender y compartir sobre este apasionante oficio de la joyería. Sin duda, una experiencia única para estos dos jóvenes desde lo personal y profesional.

 

La estrategia de alternativas profesionales forma parte de nuestro proyecto Vive la Educación, que se desarrolla desde 2012 hasta 2018 en comunidades y municipios de Cauca y Nariño muy afectados por el conflicto armado. El objetivo es mejorar la calidad educativa, gracias al financiamiento del Gobierno de Canadá (Global Affairs Canada) y en colaboración con el Consejo Noruego para Refugiados.

 Entrevista a uno de los jóvenes del proyecto:

Tengo 22 años. Soy de una vereda a cuatro horas en lancha de Barbacoas. Yo me fui a vivir cuatro o cinco años desde los seis años a vivir a una mina de oro. Es como un campamento. Mi madre trabajaba ahí y yo le ayudaba. Allí no había escuela.

 

Yo tengo cuatro hermanos, yo soy el segundo, a mi padre no lo conozco. Desde que nací he vivido con mi madre, todos los buenos y malos momentos los he compartido con mi madre. Ahora tengo un padrastro que lleva ocho años con nosotros y lo hemos tomado como un padre.

 

Nos fuimos de la mina y dejamos la casa cuando yo tenía 10 años. Nos fuimos a Barbacoas y no pude estudiar, sino que tenía que trabajar. A los 10 años empecé a estudiar y era de los más grandes y tenía buena capacidad para algunas cosas como matemáticas, entonces pude sacar muchos cursos rápidamente.

 

Cuando yo estaba en 9° grado, vino una comisión a averiguar cómo era la vida en Barbacoas. Era del proyecto de Save the Children. Ellos nos invitaron a empezar en los talleres y en 10° pude empezar con los profesores de joyería y Save the Children. Yo estudiaba y trabajaba a la misma vez pero sabía dividir los tiempos. Siempre estudiaba por el día, por la tarde en el proyecto y por la noche trabajaba.

 

Este proyecto me ha cambiado personalmente y profesionalmente porque ahora soy una persona más autónoma y dueña de mis actos. Ahora he aprendido a comunicarme con otras personas y cosas administrativas, de cotizaciones, de financias… muchos temas que no conocía. Me ha generado un conocimiento demasiado grande en comparación con lo que era antes y lo que soy hoy.

 

En Barbacoas no hay agua corriente, entonces me baño en el río; no suele haber energía; la mayoría de calles son destapadas. Hay mucha minería de oro y se ha contaminado el río, que nos servía para comer y beber agua. Se cultiva yuca, banano… pero la mayoría de gente perdió sus cultivos cuando se fumigaban las plantaciones de cocaína, porque el veneno caía sobre las tierras de los agricultores también y durante años esa tierra ya no servía.

 

El clima de Barbacoas es muy caliente y muy lluvioso. Pero en verano tenemos que desplazarnos bastante para recoger agua.

 

Ha habido siempre mucha violencia, muchos grupos armados, cultivos ilícitos. Había bastantes fronteras invisibles, pero ahora se ve menos. Pero a la vez, la gente es muy alegre y acogedora, también emprendedores, siempre la gente busca qué hacer, cómo mejorar. Hay muchas familias solidarias, que acogen a otros niños aunque no sean de la misma sangre. Hay mucho embarazo adolescente. La educación es muy mala. Por suerte ahora está el proyecto Vive la Educación de Save the Children y ojalá mejore, porque aunque yo haya acabado de estudiar, quiero lo mejor para los niños del municipio. 


Heiner y Sandro en las calles de Roma / Foto: Franchesco Alesi

Jóvenes joyeros en las calles de Roma / Foto: Franchesco Alesi

Heiner hablando con el equipo de Save the Children Italia / Foto: Franchesco Alesi

Heiner mostrando sus creaciones en la oficina de Save the Children Italia / Foto: Franchesco Alesi

Heiner y Sandro en las instalaciones de Bvlgari / Foto: Franchesco Alesi

Visita de Heiner y Sandro a las instalaciones de Bvlgari / Foto: Franchesco Alesi

Visita de Heiner y Sandro a las instalaciones de Bvlgari / Foto: Franchesco Alesi

 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín