La guerra contra los niños y niñas en Siria

Miércoles 28 Febrero 2018

La guerra en Siria es una triste realidad que afecta a millones de niños y niñas diariamente y que lleva cerca de 8 años sin que parezca tener un final próximo.

Millones de personas han tenido que huir del país por miedo a morir en las hostilidades, entre ellas niños y niñas que quedan totalmente desamparados ya que se ven forzados a dejarlo todo atrás.

En los últimos días las hostilidades se han intensificado, siendo la región de Ghouta Oriental, la más afectada y en donde había 46 familias refugiadas, ya que se ha llevado a cabo una de las mayores ofensivas por parte del gobierno sirio desde el comienzo de la guerra; más de 510 personas perdieron la vida en bombardeos por parte de las fuerzas leales al presidente Bashir Al Asad que se prolongaron durante días contra esta región acusada de ser “nido de terroristas.”

Estos ataques llegaron a hospitales y a escuelas dejando 127 menores y 50 mujeres como víctimas fatales, según el último recuento del Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Por lo cual la ONU ha pedido un cese de hostilidades de 30 días que permita el acceso de ayuda humanitaria a la población necesitada y la evacuación de heridos luego de los terribles ataques.

Sin embargo, la mañana del domingo en la región de Ghouta Oriental el despertar estuvo teñido de dos bombardeos más, provocando la muerte de al menos 9 personas y dejando 31 heridos, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Save the Children en Siria

Hemos llevado a cabo acciones humanitarias dirigidas a satisfacer las necesidades básicas de refugiados sirios brindándoles protección tanto dentro del país como en los países cercanos a donde se ven obligados a trasladarse.

La protección de niños y niñas es uno de los temas más importantes que hemos trabajado, para lo cual creamos espacios seguros de educación no formal que permiten a niños y niñas realizar actividades de ocio y tiempo libre que les brindan estabilidad y una rutina diaria que les ayudan a recuperarse de las secuelas psicológicas y emocionales de la guerra.

Trabajamos incansablemente por llegar a más lugares dentro del territorio sirio, sin embargo, es una tarea difícil ya que muchas de las regiones donde niños y niñas sufren las mayores dificultades se encuentran sitiadas y el acceso de ayuda humanitaria es nulo o esporádico.

Además de las terribles consecuencias de la guerra, los refugiados deben luchar con las inclemencias del clima ya que en invierno las temperaturas descienden a bajo cero y se ven enfrentados a esta situación en condiciones precarias; no cuentan con elementos adecuados como mantas, calefacción o ropa de invierno para pasar las bajas temperaturas y los niños y niñas son quienes más sufren la crudeza de las intensas heladas.

Proveemos mantas y ropa de invierno entre los refugiados, así como tiendas de campaña a quienes se encuentran huyendo de la guerra para que puedan pasar las difíciles condiciones climáticas y resistir el invierno.

Además, estamos llevando kits de ayuda con medicinas y elementos de primeros auxilios. En el norte de Siria contamos con centros médicos para atención primaria y centros especializados en partos con atención las 24 horas.

Otro de los problemas que acrecienta aún más la situación de millones de personas en Siria es la dificultad para conseguir comida, por lo cual hemos repartimos 544 toneladas de alimentos mensuales en el campo de Za'atari que es el segundo centro de refugiados más grande del mundo y acoge a cerca de 80.000 refugiados sirios.

¿Quién protege a los niños y las niñas en Siria? Pide a la UE que se comprometa. Firma nuestra petición aquí http://bit.ly/2oqXRk8

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín