La profe Lida está comprometida con la salud escolar en Quilcacé

Viernes 4 Noviembre 2016

Lida es docente de la escuela Quilcacé en la que se le enseña a niños y niñas entre los cuatro y 12 años. Ella dicta todas las asignaturas de los grados cero a quinto.

Es una profesora muy comprometida con sus alumnos y, aunque sabe que los recursos que llegan al colegio son precarios, se concentra en lo que pueden lograr con lo que tienen, por ejemplo, incentiva a los padres y madres a aportar de su dinero para complementar la alimentación de sus hijos en el colegio. 

“Mi nombre es Lida y trabajo con los niños de tercero y quinto de primaria, dicto todas las áreas.

En la escuela se han venido dictando varias capacitaciones desde el inicio del proyecto con el fin de mejorar los hábitos de aseo de los niños, sobre todo en lo que es salud, por ejemplo, en el lavado de las manos, el cuidado de los dientes, en el manejo de nutrientes, de alimentación y de cómo deben consumir el agua ya que acá no tenemos agua potable, hay que hervir en la casa, y aprovechar que se dieron unos filtros con los que los niños y niñas pueden consumir agua potable. Aquí también la señora que nos ayuda con la preparación de la comida se ha capacitado para que las condiciones de los alimentos sean las mejores.

Nosotros no nos basamos en la minuta que nos da Bienestar (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar - ICBF), porque hemos llegado a un acuerdo con los padres de familia y ellos dan un aporte diario para sumarle la proteína a la comida que se les da a los niños y niñas, entonces lo que hacemos es darles almuerzo en vez de un refrigerio reforzado. Usamos los alimentos y les variamos cada día algo, un día les damos sopa, arroz y carne molida, por ejemplo. No solamente les damos lo que viene de allá, sino que le agregamos algo más porque los niños vienen de lejos, entonces hay que complementarles, para que puedan rendir en sus actividades.

Hay unos niños que se demoran una hora en llegar. Entonces hay días que se les da leche con una cuca en el recreo, pero luego se les da su almuercito. De la gobernación también nos trajeron quínoa, entonces les hacemos masas (arepas, galletas, arepuelas) y les damos con agua de panela con leche y luego también se les da el almuerzo. Ellos por lo general se comen todo, hay algunos que no, pero uno está pendiente de cucharearles y que se coman todo. Ensalada no nos dan, pero con lo que los papitos nos dan, se compran los ingredientes para hacerla para que ellos se vayan habituando al consumo de verduras. Ellos no son “resabiados”, se comen todo lo que se les dé.

Hay unos que se van para la casa cuando salen del colegio, otros se quedan jugando bolas o en la tienda mecateando (comiendo dulces o paquetes). A veces pasa transporte para algunas veredas, a ellos les gusta irse en los carros cuando se demoran por acá, aunque uno les recomienda que no se queden para que no les pase nada, es mejor que lleguen a sus casas temprano. Pero hay unos que si se quedan ahí jugando en la calle. 

Aquí en la escuela hay niños de cuatro a 10-12 años. Solo hay primaria, de cero a quinto y la sede de los otros cursos es más abajo, como a media hora caminando” 

Qué estamos haciendo por Lida y sus estudiantes

Mejorando la salud en el suroccidente colombiano es un proyecto respaldado por GlaxoSmithKline que busca mejorar hábitos de higiene, agua, nutrición y salud en escuelas de El Tambo – Cauca y Tumaco – Nariño. Este proyecto inició en 2014 y su objetivo es beneficiar a 8.000 niños y niñas de la región.

Quilcacé es un corregimiento del municipio de El Tambo – Cauca, ubicado a 3 horas del casco urbano de Popayán, por carretera destapada la mayor parte del recorrido. Este municipio ha sido afectado por la violencia y la falta de recursos monetarios. La escuela está en una zona aislada, lejos del pueblo.

Los niños y niñas deben desplazarse por lo menos durante una hora y media caminando y muchos llegan en moto (no usan casco), lo que implica un alto riesgo de accidentes.

Normalmente reciben el desayuno en la escuela, pero este es deficiente para sus necesidades, además no tienen accesos a agua potable. 


Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín