Luci, una voluntaria que trabaja en el comedor comunitario por los niños y niñas

Lunes 10 Septiembre 2018

Luci*, la enérgica voluntaria del espacio protector para la niñez de La Choclona Luci lleva 8 años trabajando con niños en el comedor comunitario ‘La verdad os hará libres’ del barrio de La Choclona, en Cali. Cuenta que la idea del comedor surgió porque les gustaban trabajar con los niños, dándoles la comida, y vio que muchos niños estaban solos en las calles cuando las mamás se iban a trabajar.

Con la ayuda de otras personas, la Pastoral Social y Save the Children consiguieron poder sostener este espacio protector para la niñez.

“A mí me ha gustado estar mucho aquí, algunos niños son muy amables”, dice. Hay muchos riesgos para los niños en el barrio de la Choclona. “Yo veo es que ellos están mucho tiempo solos mantienen en la calle, entonces las drogas, eso es lo primordial pues ahora hay muchas sustancias y las disfrazan con cualquier cosa y ahí se van metiendo o pandillitas y en ese momento hay que ayudarlos”, dice.

Pero también hay otros problemas dentro de las casas: “Hay maltrato intrafamiliar porque los papás no son conscientes de que no hay que pegarles a los niños con un palo o con lo que sea que se les atraviese entonces, hay que hablar mucho con los papás,” explica.

Luci comenta que no solo fue importante la alimentación sino también las actividades que se hacen con los niños: “A los niños les han gustado las actividades con ellos, los niños venían y buscaban a las monitoras y como son del barrio se integraban más con los niños y niñas”.

Ella también está muy involucrada en una cooperativa que están integrando las mujeres de los comedores comunitarios de los barrios de la zona. Y aunque lleva poco tiempo ya tiene claro que es un lugar donde quiere estar:

“La idea de la cooperativa me parece muy buena para todas nosotras, nos da la posibilidad de tener más trabajo y capacitación pues, siempre hay muchas madres cabeza de hogar que están sin trabajo”.

Desde hace un año, Save the Children comenzó a ayudar al espacio protector y a la cooperativa: “Me ha gustado mucho pues están con los talleres de prevención, como tratar de abrirle la mentalidad a los niños, y también nos donaron las sillas, las mesas, cosas de cocina,…”.

 *Los nombres fueron sustituidos para preservar su identidad.

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín