Maestros comprometidos con la igualdad de género

Lunes 27 Agosto 2018

Rodrigo Gonzaga es el director de la Institución educativa Domingo Savio, donde desde hace 2 años se ha enfocado en fortalecer y promover la comunicación entre sus estudiantes pues según su percepción a partir de esta se construye respeto, igualdad y paz. Junto a Save the Children se han propuesto mejorar la calidad educativa y fortalecer estrategias como la de género que benefician a los niños, niñas y adolescentes.

“Mi nombre es Rodrigo, tengo 61 años y soy rector de la Institución educativa Domingo Savio de la zona urbana de San Vicente, ejerzo la profesión de docente hace 43 años. No soy del Caquetá, soy de origen del Valle del Cauca de la zona del águila valle, del lado de Cartago.

Más que una razón para venirme al Caquetá, mis papás nos trajeron, porque mi abuelo es parte de esa población que emigró al Caquetá por cuestiones del conflicto interno del país y que había nuevas opciones agrícolas aunque ellos eran cafeteros, tuvieron que cambiar a ser arroceros, a cultivar maíz, a manejar ganado, era una ganadería más intensiva, no con dos o tres animalitos que se tenían en esa zona y se comenzó a estudiar, estudié en Puerto Rico, luego pase a Florencia a estudiar y terminé en la universidad de La Amazonía, soy profesional en lingüística y literatura. Luego, aproveché un convenio que había con el ICE de México e hice una maestría en tecnología educativa, viendo la tecnología como la solución a los diferentes problemas que se presentan en los diferentes contextos.

Actualmente son muchas las necesidades que tienen niños y niñas, yo considero que los ambientes para el aprendizaje, no solo institucionales, sino también en la familia, pues si la familia no organiza esos ambientes para que el joven, la niña o el niño que va a la institución puedan decir o tener un espacio para participar e interactuar en la casa, pero si eso no se da, difícilmente podemos reorganizar e institucionalizar lo de la institución educativa.

Algo que es fundamental en los niños es el proceso comunicativo, la tecnología los enredó y los niños ya no se comunican, ya no hablan, ya no hacen sus tertulias y necesitan tener ese espacio comunicativo, pero que sean un espacio que llené sus expectativas, intereses, anhelos y ahí es donde empiezan a desarrollar otros procesos.

Finalmente, necesitan mejorar su imagen corporativa, a reconocerse a sí mismo, pues cuando lo hago estoy permitiendo que me respeten y respetar al otro. En ese campo se pueden manejar y cubrir muchas necesidades y es que aquí no se pueden hablar de ciertos temas, como que el joven necesita para su cuaderno, su lápiz, su uniforme o que viene una familia de extrema pobreza, jóvenes desplazados, entonces esas necesidades pueden generarle un bienestar diferente al que tienen en la casa pues va a encontrar con quien hablar, con quien comunicarse, va a aprender y a reconocerse y a hacer su propia imagen corporativa.

Frente a los embarazos adolescentes, en los dos años que yo llevo aquí ha habido embarazos, pero no con mucha intensidad, es un problema manejable desde las instituciones, pero si es un problema de darle principios y valores a los hombres y mujeres, decirles las responsabilidades que se tiene cuando se maneja una relación de ese tipo. En lo posible el manejo es que si quedan embarazadas puedan continuar trabajando y estudiando, si tenían muchos problemas de salud porque alguna les afecta, había posibilidad y flexibilidad frente al manejo de ausencias y ya cuando había procesos de parto se hacían acuerdos académicos para que pudieran asistir al pequeño y ese periodo de maternidad tan importante y asistir al colegio presentando trabajos.

Save the Children está con nosotros desde finales del 2016, a nosotros nos ha parecido muy interesante pues nos han hecho intervenciones puntuales sobre el currículo, en el plan de mejoramiento, nos han fortalecido con ponernos la camiseta, con los talleres de género, o sea hay una cantidad de estrategias que nos permitieron avanzar y eso nos ha permitido reconocernos y que la institución salga del anonimato y que la reconozcan, porque la gente pregunta ¿Qué es lo que tiene la institución? ¿Por qué a ellos los focalizan?, entonces hay capacitación docente, a los estudiantes, hay participación de los padres y todo eso genera una dinámica que ha mejorado la calidad de educación.

Frente a las estrategias, yo pienso que han sido asertivas con los niños y niñas, por ejemplo, la estrategia de género ha sido efectiva, reconocer al otro, bueno usted es eso, pero tenemos derechos a interactuar y respetemos nuestro espacio. Con la llegada de Save the Children no solo con el caso de la estrategia de género, si no en el caso académico, la intervención al currículo, la preparación para las pruebas saber y todo ello que atañe a cómo organizarnos y planear, para poder responder con prontitud y responsabilidad ha marcado una pauta, aunque los maestros a veces se molesten saben que deben hacer las cosas.

Save the Children ha sido sumamente importante para nosotros, porque inicialmente cuando uno dice una alianza estratégica para mejorar la calidad uno dice ¿y cuánto van a cobrar? La mayoría piensa así. Le apuntamos a lo mismo, pongámonos la camiseta para que esto sea nuestro, nos fortalecemos y detrás de eso yo no veo una dinámica distinta. Los maestros están comprometidos, estudiantes que quieren dejar huella, pues yo les decía no es el director el que hace la institución son ustedes, maestros, estudiantes directivos, padres, los que hacen la institución.

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín