Mario: un ejemplo de liderazgo PACO

Lunes 5 Diciembre 2016

Mario es joven que encuentra valor en su vida aún en las situaciones difíciles. Siempre sonríe y aunque sus padres lo abandonaron estando muy niño, él dice que los entiende y que no los odia.

Hace parte de los Centros de Participación y Comunicación y es uno de los jóvenes líderes del municipio de El Charco en Nariño. La estrategia PACO (yo Participo, yo Comunico) es financiada por el Gobierno de Canadá (Global Affairs Canadá ) y desarrollada por Save the Children 

Nos habla sobre la paz y sobre lo que él haría si fuera presidente de Colombia. 

“Mi nombre es Mario, vivo en El Charco. Vivo con una señora a la que le digo mamá y con un tío. Ellos me han criado desde que tenía 6 años. De los 6 años hacía atrás, tuve una vida muy dura porque vivía solo. Mi papá como tomaba mucho, se la pasaba en la calle y nuca estaba en la casa. Y mi mamá se fue, pero yo la comprendo, se fue porque tenía problemas. Entonces me quedé sólo con mi papá, pero al final él también se fue.

Lo bueno es que ahí estuvo mi hermano mayor, al que siempre le voy a agradecer de todo corazón. La esposa también me ayudó mucho, me comprendía y me llamaba la atención cuando hacía mal las cosas.

Cuando me quedé solo, estuve como 6 meses en mi casa sin nadie que me acompañara. Pero al frente vivía una viejita que aún me quiere demasiado, la cual me daba de comer y yo le ayudaba con los oficios de la casa, a arreglar el pescado y a cargar cosas.

Después de eso, me llevaron a la casa de la mamá de mi hermano por parte de papá, porque ellos vivían con ella. La señora no me quería, siempre me preguntaba que yo por qué estaba ahí, que por qué no me mandaban a otro lado. Pero después de un tiempo, ya fue viendo que yo no era como ella pensaba.

Ahora mismo, en mi casa somos ocho. Hay un niño y los otros ya están más grandes. Todos hacemos el mismo trabajo, sino que somos dos hombres los que hacemos tareas como llenar agua y hacer las cosas pesadas.

Entré a los PACO cuando llegaron al colegio y nos dijeron que podíamos participar en un taller, eso me interesó mucho uno se expresa y pierde el miedo. Después me animé mucho con la cámara y aprender a manejarla, Esteban me enseñó, aunque duré mucho tiempo en eso, porque es muy complicado. Tiempo después me fui involucrando más, hasta que él notó que tenía espíritu de liderazgo.

Me gusta cocinar, bañarme en el río y trabajar en cualquier cosa. Sueño con salir y estudiar gastronomía. Volverme el mejor chef de El Charco, porque en el mundo hay muchos, pero sería un buen sueño ser el mejor. También casarme y tener una familia.

Antes, la calle de mi barrio estaba muy mal, eso se llenaba de agua de una manera impresionante. Había personas que tenían que subir sus cosas para que no se mojaran, además nos cortan la luz toda la tarde.

En cuanto a la situación de los servicios públicos, la energía y el agua no es muy estable que digamos. Cuando no hay agua, a uno le toca llenar del río, esperar que el agua sea dulce para poder llenarlo, porque muchas veces el agua mantiene salada. Algunos toman agua de la parte de arriba del río porque no permiten que voten basura, pero del espacio de El Charco no creo que sea seguro tomar esa agua porque botan toda clase de desperdicio.

Si fuese presidente, haría un puesto de salud porque los problemas en el hospital son muy duros, no están los materiales necesarios para que lo atiendan a uno debidamente y por eso mandan a la gente para Tumaco, Buenaventura, Cali o Pasto y en esos trayectos la gente se puede morir. Se necesita algo para que se haga todo en un mismo lugar donde se atienta a todos por igual. Entonces primero la atención, después la energía y el agua. También haría una inversión en hacer capacitaciones para los niños. Mandaría a arreglar las calles y las murallas que a veces se deslizan. Yo vería primero todos los problemas del pueblo.

Aunque normalmente sí se han visto casos de violencia por la guerra. He escuchado que cuando estaban los paramilitares, hubo muchas muertes, las personas no podían salir a la calle.  Mi mamá una vez trabajó para ellos cocinando, limpiando y lavando en sus casas. No sabía que era eso y fui amigo de ellos porque ella me llevaba todos los días. Pero cuando iba a pasar algo, ella ahí mismo me mandaba a “Bazán”.

Yo creo que el proceso de paz es bueno y que las personas que se van a desvincular quieren participar y aportar al país, aunque muchos piensan que como ellos fueron los malos no pueden cambiar."

Taller sobre paz - Encuentro PACO

 Encuentro PACO - Chicos dibujando un mural sobre paz

Encuentro PACO

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín