"Mi mamá sigue muy asustada, no le gusta que llueva o que hagamos mucho ruido"

Lunes 8 Mayo 2017

 

Leonardo estudiaba en el colegio Pio XII en Mocoa desde que estaba en preescolar, sin embargo, ahora debe asistir al colegio Simón Bolívar ubicado en la vereda El Pepino, porque perdió su casa y ahora vive en esta vereda.

Estuvo el día de la avalancha y nos cuenta que tiene mucho miedo de volver a Mocoa por eso prefiere estar en el colegio Simón Bolívar porque se siente más seguro.

“La noche de la avalancha todo pasó muy rápido, empezó a llover muy duro y se escuchaba un “buuuuuuuum” y sonaban las piedras, el agua bajaba con mucha fuerza. Yo tenía mucho miedo y nervios, porque nunca había pasado algo así. Mi mamá sigue muy asustada, no le gusta que llueva o que hagamos mucho ruido. He hablado con mis amigos por chat y algunos están muy tristes, porque perdieron a sus familiares.”

El barrio Laureles, en el que vivía Leonardo, fue uno de los más afectados por la avalancha y las lluvias. Leonardo esa noche perdió a su sobrino de 16 meses.

“Mi hermana vive cerca de mi casa con el esposo y el bebé, eso noche ellos salieron a buscarnos a nosotros, pero cuando llegaron ya no estábamos. El esposo de mi hermana llevaba en los brazos al bebé y los palos lo arrastraron, las piedras le pegaron muy duro y él dice que no sabe en qué momento soltó al niño y se lo llevó el agua.”

“Yo estudiaba en el colegio Pio XII, pero ahora voy a estudiar acá (colegio Simón Bolívar), porque después de la avalancha mi casa quedó destruida y no podemos volver. Ahora estamos viviendo en El Pepino y nos queda más cerca este colegio a mi hermano y a mí, el problema es que no tenemos cuadernos ni uniformes para estudiar, pero acá nos han dicho que no importa, que podemos venir con la ropa que tenemos y que acá nos van a dar los útiles y los uniformes después.”

Muchos niños y niñas en Mocoa, no regresarán a clases a los colegios en los que estaban inscritos y los rectores de los colegios no afectados tendrán que recibirlos sin condición alguna, mientras se reestablece la normalidad o se matriculan oficialmente ante la Secretaría de educación.

“Ahora estamos tomando clases todos los nuevos, pero luego, cuando podamos traer los documentos, vamos a matricularnos para seguir estudiando acá. Estamos tomando clases con niños que van para diferentes grados, pero ha sido bueno, porque podemos conocer a más personas así.”

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín