Policarpa se recupera del conflicto armado

Lunes 10 Diciembre 2018

Luis Aldemar Rosero Muñoz es rector de la Institución Educativa Agropecuaria de Altamira. Nos contó con sus palabras cómo se vivió la violencia en Policarpa y cuáles son los principales retos que enfrenta el municipio.

“Llevo 7 años laborando en esta institución y esta experiencia me ha dado conocimientos de la situación que vivimos y por intermedio de otras personas. A través de la historia conocemos las dificultades que hemos tenido con respecto al orden público, con grupos armados y grupos al margen de la ley, donde lo que imperaba era la violencia generada por el caldo de cultivo*.

Esta zona fue azotada tremendamente por los grupos ilegales ya que aquí no hay mucha presencia del Estado. Los damnificados siempre han sido los ciudadanos del común, porque no pudieron desarrollar sus actividades con normalidad. Aunque nos pasaron muchas cosas malas, ahora hablamos de una época de post conflicto, tratando de curar esas heridas y tratando de olvidar todas esas épocas difíciles”.

A Luis no le gusta recordar esas épocas, ya que las familias vivieron momentos muy duros que son muy difíciles de sanar:

“Aunque ahora estamos en una época de posconflicto, aún hay secuelas y los encargados de cambiar las cosas en el futuro son los jóvenes. Así pues, estos proyectos apuntan a que se mejora esa convivencia e incentiva esa integración entre los diferentes actores sociales. Ya sin tener factores incitadores de violencia será más fácil y estos proyectos en un periodo corto mostrarán resultados. Iremos sembrando y luego cosecharemos convivencia, que es el anhelo institucional, porque la institución recibe el reflejo y los efectos de todas esas dificultades sociales que se tienen”.

Frente al recibimiento que ha tenido el proyecto y Save the Children en la Institución Educativa nos dice:

“El proyecto ha sido muy bien llevado por los psicólogos, ya que han estado muy pendientes del desarrollo de los estudiantes y la comunidad en general. La metodología empleada ha sido clara, efectiva, activa, en la que participaban estudiantes y padres de familia. Por lo tanto, los resultados y objetivos se han cumplido. Nosotros por nuestra responsabilidad le hemos facilitado todo tipo de colaboración al psicólogo, con el fin de que el proyecto rinda los frutos esperados

 Antes de yo llegar como rector, Save the Children ya había hecho presencia con importantes proyectos y se conocía de su labor en zonas vulnerables. Ahora me tocó compartir con la institución estas facilidades. Les agradezco y espero que no sea la última oportunidad, esperemos que se sigan vinculado a la región. Invertir en los estudiantes, en el futuro y en la comunidad es esperar que las cosas buenas pasen, esperamos que las acciones de mañana sea resultado de lo que hacemos hoy con nuestros estudiantes”.

*Cultivos ilícitos

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín