Save the Children lanza su mayor llamamiento global para proteger a los niños y niñas de COVID-19

Lunes 13 Abril 2020

La organización global busca recaudar $ 100 millones en una carrera urgente para ayudar a salvar millones de vidas

Save the Children advierte que la pandemia mundial de Coronavirus amenaza con devastar la salud y la educación de niñas y niños, y causar necesidades de protección sin precedentes. En el mayor llamamiento en sus 100 años de historia, la agencia tiene como objetivo recaudar $ 100 millones para mantener a salvo a los niños, niñas y sus familias durante el brote global de COVID-19, la amenaza más grave para la salud y la seguridad mundial en los tiempos modernos.

Desde el inicio del brote, Save the Children continúa respondiendo a las necesidades de las comunidades en los países afectados por el brote de COVID-19, incluyendo China, Estados Unidos y en toda Europa. Como la pandemia de Coronavirus ahora se acelera en los países de bajos ingresos, y se espera que los nuevos casos lleguen a 10,000 en África esta semana, la agencia advierte que si no se actúa ahora en países de Asia meridional y África subsahariana podría resultar en la pérdida de tres millones de vidas. Solo en Colombia, según el Ministerio de Salud Nacional hay un total de 2,776 casos confirmados y 109 fallecidos, sin embargo, las cifras pueden ser superiores, pues en el país solo hay una máquina para la identificación de casos.  

Inger Ashing, CEO de Save the Children International, dijo: “Todos hemos visto con horror cómo el brote de COVID-19 nos ha cambiado la vida en casa y en todas partes. La pandemia ahora se está extendiendo por los países más pobres del mundo, paralizando aún más los frágiles sistemas de salud donde los niños y niñas ya se están perdiendo el tratamiento que salva vidas para la malaria, la neumonía y la desnutrición. Dejará a muchos niños y niñas sin cuidadores, fuera de la escuela y en peligro. Solo es cuestión de semanas para tomar medidas rápidas, eso determinará cuántas vidas podemos salvar ”.

Con los fondos recaudados, Save the Children fortalecerá los programas para que puedan resistir el impacto del virus y proteger a los niños y niñas más vulnerables en los países más afectados por el virus, especialmente para aquellos que viven en la pobreza, los refugiados, las familias desplazadas, las comunidades en conflicto y crisis, y para las niñas y adolescentes. Esto incluye aumentar el apoyo a los sistemas nacionales de salud, apoyar a las familias que enfrentan la pérdida de ingresos causada por medidas de aislamiento, apoyar a los niños y niñas no acompañados y garantizar que los niños y niñas puedan continuar recibiendo educación.

Con casos confirmados en Siria y Afganistán y brotes inminentes en Yemen y los campamentos de refugiados rohingya en Bangladesh, aumenta la preocupación por la propagación del virus en comunidades frágiles que no están preparadas para manejar un brote debido a sistemas de salud más débiles, inseguridad alimentaria y económica o conflicto Ali *, de 14 años, es de una aldea en el sur de Idlib en Siria. Él y su familia fueron desplazados hace más de dos meses, cuando su aldea fue golpeada. "Estamos acostumbrados a la guerra ahora. Incluso cuando golpea cerca, nos escondemos en cuevas. Pero con este virus, no podemos escondernos".

Save the Children advierte que la generación más joven se verá profundamente afectada por el brote. Ya, se estima que 1.500 millones de niños y niñas estudiantes están fuera de la escuela y sus posibilidades de retorno disminuyen cada día que continúan los cierres. En muchas de las comunidades más pobres del mundo, a medida que la pobreza se profundiza, los niños y niñas pueden verse obligados a trabajar y las adolescentes se ven obligadas a contraer matrimonio temprano. Los niños y niñas sin supervisión corren un mayor riesgo de protección y los niños y niñas que enfrentan violencia doméstica y abuso ahora enfrentan períodos prolongados en el hogar, mientras que se reduce el acceso a los servicios de apoyo.

En las últimas semanas, Save the Children ha comenzado a fortalecer sus programas existentes en todo el mundo. En los campos de refugiados rohingya, las comunidades de acogida y otros distritos en Bangladesh, por ejemplo, la agencia está entregando suministros críticos a los trabajadores de la salud, restaurando instalaciones de higiene, brindando apoyo en efectivo a hogares de bajos ingresos y brindando a las familias información sobre cómo protegerse de los virus. En Colombia: Cientos de niños y niñas enfrentan riesgos en su salud y la de sus familias por causa del COVID-19. Dada la situación, las actividades de Save the Children han sido adaptadas para dar respuesta a la pandemia.

• Save the Children ha distribuido kits que contienen jabones, toallas desechables y mensajes de prevención de COVID-19. Además de filtros de agua, instalación de puntos de lavado de manos en Maicao y Arauca.

• En la Unidad de Salud Sexual y Reproductiva, en Maicao, la organización sigue atendiendo a las madres venezolanas y colombianas retornadas para asegurar su protección y la de sus bebés en tiempos de crisis.

• La organización está entregando dinero multipropósito en Arauca, Bogotá, Guajira y Valle del Cauca a hogares en alta vulnerabilidad.

En Yemen, Save the Children está trabajando en comunidades para crear conciencia sobre medidas de prevención como el lavado de manos y la higiene. La agencia ha capacitado recientemente a más de 80 voluntarios y 20 trabajadores de la salud para difundir información localmente en comunidades y centros de salud.

En todo el mundo, Save the Children trabaja con medio millón de trabajadores de salud comunitarios en 44 países para brindar servicios de salud vitales: la agencia tiene como objetivo apoyarlos en el reconocimiento de los síntomas y prevenir COVID-19, y capacitar a otros 100,000 en los próximos seis meses. Trabajará con las comunidades locales para brindar capacitación y equipo de protección para que las medidas de prevención puedan incrementarse y los casos puedan identificarse temprano, remitirse para tratamiento y, cuando sea posible, aislarse.

La Sra. Ashing continuó: “Esta crisis nos pondrá a prueba como nunca antes. A medida que el mundo cierra fronteras y los sistemas de salud frágiles se ven afectados por la presión de la pandemia, la preparación y los esfuerzos para reducir la tasa de infección significarán la diferencia entre la vida y la muerte. Las familias pueden no tener acceso a servicios de salud, agua limpia y pueden sufrir barreras de lenguaje o alfabetización. Debemos asegurarnos de que tengan el apoyo y la información que necesitan para protegerse. Los niños y niñas en las comunidades más desfavorecidas y marginadas juegan un papel más vital que nunca en la reducción de la tasa de transmisión. En las comunidades más pobres, pueden estar cuidando a niños y niñas más pequeños o adultos, o ser el único en la familia que puede leer o acceder a la información. Esto es vital para todos, porque nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo ".

* Nombre cambiado por razones de privacidad

FIN ********************

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín