"Sentirme atrapada por la crisis hizo que dejara toda mi vida atrás"

A primera vista Michel, es tímida, callada y nunca me mira a los ojos.
Miércoles 6 Noviembre 2019

Dos años han pasado desde que Michel, una joven de 19 años, hizo el tránsito de Venezuela a Colombia debido a la crisis económica del vecino país. A sus 16 años fue madre por primera vez y hasta ese momento cursó séptimo grado en el colegio. A partir de allí se convirtió en madre soltera a razón de que el padre de su hijo, quien tenía 23 años para ese entonces, no quiso hacerse responsable. En esos ires y venires, la migración tocó a su puerta y tuvo que salir del país en compañía de su madre, con el sueño de ser abogada guardado y con la esperanza de lograrlo en algún momento de su vida.

La historia de Michell en sus propias palabras

A primera vista Michel, es tímida, callada y nunca me mira a los ojos. Solo sonríe cuando le digo que Dilan (su bebé) es muy lindo y se parece a ella. Mantiene una postura rígida durante la entrevista y solo se permite contestar lo necesario, a menos de que hable de su sueño de ser abogada, solo ahí extiende un poco más su respuesta.

“Es más o menos lejos”, con esa definición Michel trata de explicar que tan distante queda Maracaibo (Venezuela) de Maicao (Colombia) y lo que tuvo que emprender para llegar a su destino pidiendo “cola”.

“Me vine de mi país porque la situación estaba muy dura allá, mi mamá no tenía ayuda de nadie y de mi papá se separó hace tiempo. Él se fue con otra hija y mi mamá se quedó conmigo. El ver que la crisis avanza y sentirme atrapada hizo que dejara todo atrás”, cuenta la joven de 19 años, quien es madre de un bebé de 1 mes y de una niña de 3 años.

La historia de Michel se remonta a cuando tenía 16 años y quedó en embarazo por primera vez. Justo ahí sus sueños de estudio se vieron traspuestos por la maternidad, cursando en el colegio hasta séptimo grado. “Salí embarazada y empezaron los problemas con mi pareja, me dejó sola. Con una mano adelante y otra atrás. Dijo que si me daba era para sacarme el bebé y yo no iba a permitir eso. Entonces, no lo molesté más. Una amiga me apoyó, desde ahí no le volví a escribir más”, cuenta.

De ese embarazo nació una niña, y su decisión de no volver al colegio se vio enmarcada por la pena y los señalamientos que traía consigo la maternidad adolescente. “Antes de que naciera mi hija, Mariani, me veía siendo abogada, ahora me tocó ser madre, quisiera seguir estudiando para brindarle un mejor futuro a mis hijos. Ahora me dedico a ellos”, comenta.

Contexto

Maicao es un municipio colombiano ubicado en el centro-este del departamento de La Guajira, debido a su punto estratégico por muchos años ha sido un puente entre Venezuela y Colombia, y una puerta hacia el intercambio comercial y cultural, por lo que es conocida con el apelativo «Vitrina Comercial de Colombia» a razón de la prosperidad económica que experimentó en la década de 1980, al establecer un amplio mercado abastecido por productos importados de Venezuela. También de poseer una diversidad demográfica constituida por habitantes de los pueblos indígenas Wayuú y Zenú; y además de aglutinar una gran colonia de musulmanes procedentes de Oriente Medio, en su mayoría libaneses.

Sin embargo, desde 2010, empezó la migración más fuerte desde la crisis en el vecino país. Según el estudio de Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento/Banco Mundial, Migración desde Venezuela a Colombia: impactos y estrategia de respuesta en el corto y mediano plazo, Colombia enfrenta un movimiento migratorio sin precedentes, motivado principalmente por la crisis económica, política y social que atraviesa Venezuela. Históricamente, Colombia ha sido un país con altos niveles de emigración, siendo Venezuela uno de los principales destinos migratorios de colombianos.

Aproximadamente 1.235.593 personas con intención de permanecia han ingresado a Colombia desde Venezuela, incluyendo colombianos retornados y migrantes regulares e irregulares, además de número importante de migrantes pendulares y en tránsito hacia otros países. Se estima que para septiembre de 2018 habrían retornado más de 300 mil colombianos desde Venezuela, unos 468.428 venezolanos estarían con un estatus migratorio regular en el país, mientras que 361.399 estarían en proceso de regularizar su estadía.

Información del proyecto

El programa de salud de Save the Children Colombia, ofrece atención integral en salud sexual y salud reproductiva en el Departamento de La Guajira, la cual ofrece servicios basados en el Paquete Inicial Mínimo de Servicios (PIMS) y las Guías de Práctica Clínica de Colombia, a través de la Unidad de Salud Sexual y Reproductiva (USSR en Maicao) y la Unidad móvil de SSR (UM-SSR en Paraguachon y próximamente Fonseca).

El programa oferta dos líneas de servicios complementarias que permiten la integralidad y continuidad de la atención:

• Servicios clínicos (Maicao, Paraguachon y Fonseca) que incluye el control prenatal (CPN), la atención postnatal (APN) o control postnatal (CPN), atención al recién nacido hasta los 2 meses, planificación familiar (PF), atención postaborto (APA), prevención y promoción, así como diagnóstico y tratamiento de algunas Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). Adicionalmente, se realiza detección de la malnutrición y asesoramiento nutricional, así como, gestión clínica de los casos de violencia sexual y de género en coordinación con el programa de Protección Infantil de Save the Children. Los servicios se proporcionan con el apoyo de especialistas en ginecoobstetricia; médico general; enfermera de planificación familiar, auxiliar de enfermería, regente de farmacia y admisionista.

• Servicios de Salud Mental y Apoyo Psicosocial – SMAPs (Maicao) - Servicios de MHPSS (asesoramiento, sesiones de psi coeducación, sesión única de asesoramiento, primeros auxilios psicológicos) para madres y adolescentes que incluyen servicios de prevención y gestión de la violencia sexual y de género. Incluye la gestión clínica, a través de la USSR, la gestión de casos (trabajadores sociales), el apoyo psicosocial (psicólogo) y la derivación acompañada a servicios legales y de protección (a través del ICBF - Instituto Colombiano de Bienestar familiar - y la Defensoría del Pueblo).

Las actividades del proyecto también facilitan el acceso a otros programas de Save en el territorio, tales como CASH, permitiendo dar apoyo financiero al transporte y el alojamiento temporal de personas altamente vulnerables y en casos que requieran protección especial. Adicionalmente, el apoyo intersectorial con los otros programas de Save en el territorio de La Guajira, han permitido la referencia de pacientes a los servicios de salud, y en contraparte, acceso de beneficiarios de los servicios de salud a las actividades de los sectores de WASH y nutrición (entrega de kits de higiene y kits de lactancia materna).

Adicionalmente, se realizan actividades comunitarias que incluyen campañas de sensibilización, sesiones psicoeducativas, actividades de promoción y prevención, las cuáles se desarrollan con el apoyo de otros sectores de Save en el territorio. 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín