Una apuesta educativa que promoverá la paz y la inclusión desde las aulas

Jueves 30 Julio 2020

Antes de la cuarentena provocada por la COVID-19, Camila, 12 años, atravesaba el puente internacional Simón Bolívar en los límites entre Villa del Rosario (Norte de Santander) y San Antonio del Táchira Venezuela, para ir a clases en el Colegio La Frontera. Su recorrido era de más de dos horas y muchas veces lo hacía con el estómago vació.

A unos 200 kilómetros, en el municipio de La Playa de Belén, Daniela, 13 años, asistía a clases cuando la situación del orden público lo permitía. Los paros armados, hostigamientos entre otras situaciones propias del conflicto, limitaban su estadía en las aulas.

Ambas situaciones reflejan el panorama de miles de niños, niñas y adolescentes que estudian en Norte de Santander y que luchan a diario por permanecer en el sistema educativo pese a las limitantes propias del contexto fronterizo y el conflicto armado.

Y es precisamente para garantizarles una educación más acorde e inclusiva a esta población y evitar la deserción escolar, el proyecto Somos Educación, implementado por el Consejo Noruego para Refugiados, Save the Children y financiado por Dubai Cares, lanzaron la ‘Especialización en educación para la atención a población afectada por el conflicto armado y en problemática fronteriza’ en alianza con la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS).

El posgrado formará inicialmente a 50 docentes en conocimientos, competencias y capacidades especiales en la atención educativa de calidad para los niños, niñas, adolescentes y jóvenes víctimas del conflicto armado, el desplazamiento interno y transfronterizo.

“Es muy importante que los profesores y profesionales de las ciencias sociales que trabajan en procesos de intervención social puedan realizar acciones concretas frente a los derechos vulnerados y a la desarticulación de violencias culturales asociadas a condiciones de migración, crisis fronteriza y afectaciones derivadas del conflicto armado interno que experimenta el departamento Norte de Santander y el oriente de Colombia”, manifestó Héctor Parra López, rector de la UFPS.

“Nuestra universidad le apuesta a un posgrado pionero y único en el país, relevante y pertinente para asumir los retos del posconflicto”, agregó el rector.

Por su parte, María Paula Martínez, directora de Save the Children animó a los participantes de la especialización a compartir los aprendizajes que abordan la resiliencia de las comunidades y de toda Colombia, y agradeció al Ministerio de Educación, las secretarías locales por su apoyo y resaltó como a los rectores de los colegios y los docentes intuitivamente han venido dando respuesta a los problemas de los niños y niñas en zonas de conflicto.

Según cifras del Consejo Noruego para Refugiados (NCR) al menos dos de cada 10 niños desplazados y migrantes residentes en Norte de Santander están por fuera del sistema educativo, y con la pandemia de la COVID-19 la deserción ha incrementado, por lo que esta organización recalcó la importancia de brindarles las herramientas necesarias a los maestros en los territorios para garantizar una educación inclusiva y de calidad, acorde a las necesidades particulares de esta población.

“Desde hace año y medio sumamos ideas para construir una especialización que tuviera impacto en la región, y de la mano de la Gobernación de Norte de Santander, la Alcaldía de Cúcuta y nuestros aliados internacionales construimos una apuesta educativa en un territorio con grandes oportunidades de cambio, donde el refugio y el conflicto puede transformar en espacios sin discriminación”, manifestó Dominika Arseniuk, Directora de NRC.

El lanzamiento virtual de la especialización también contó con la participación de la viceministra de Educación, Victoria Alarcón, quien felicitó a los gestores de esta iniciativa que y ratifico su apoyo para “poder llegar de una forma más oportuna y pertinente a los estudiantes de la región que conviven en contextos tan difíciles”

 

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín