Zoraida, una profe comprometida con sus estudiantes

Martes 18 Julio 2017

Zoraida Rentería es profesora en Buenaventura, Valle del Cauca, en donde dicta clases de ciencias naturales y artística. Más que ser una maestra, Zoraida trabaja por los niños, enseñándoles la importancia de estudiar, ser responsables y salir adelante. Su objetivo es seguir apoyando a los jóvenes para que se formen como líderes del mundo y dejen atrás toda posibilidad de entrar en la drogadicción, prostitución o grupos armados.

"Mi nombre es Zoraida trabajo en un colegio en Buenaventura y tengo 38 años. El área que dicto es ciencias naturales, pero también artística porque me gusta. Mi trabajo en sí es tratar de sacar a los muchachos del mundo donde se encuentran porque ellos están en un entorno donde no tienen padres ni madres que les pongan normas y estpen pendientes de ellos, los muchachos son los que ponen las normas en la casa entonces ellos tienen la autonomía de hacer lo que quieren y por eso entran a la drogadicción y grupos armados y los papás no tienen esa autoridad de decirles no, este es el límite y esto es lo que tienes que hacer.

Entonces yo he trabajado mucho con ellos para meterlos al mundo de la música, del baile lo estuve haciendo el año pasado, pero intervenían con la clase porque no tenemos espacio enonces hacíamos mucho ruido a los demás estudiantes. El año pasado tenía algunos muchachos con problemos de drogas y mi intención era que ellos ocuparan el tiempo libre. El nivel de consumo de ellos es bastante, pero en el momento que no pude seguir porque las profesoras igual tenían su razón no les dejaba dictar clase por la bulla del tambor entonces me toco suspender porque no teníamos espacio, entonces ellos de nuevo ocuparon el espacio en la calle con el consumo.

Yo tuve un caso hace dos años muy triste, sufrí mucho porque, mataron a uno de mis estudiantes, ese día me fue a buscar para decirme que ya, que ya estaba trabajando que estaba juicioso que mirara que el sí podía. Eso me ha afectado mucho porque quiero encontrar la forma de trabajar con los muchachos y cambiar sus vidas.

En los barrios se ve que las niñas desde temprana edad se involucran con la prostitución para poder solventar algunas cosas, porque el no está el papá o la mamá o ellos no tienen un empleo para poderles darles a ellas lo necesario. Yo hablo mucho con ellas incluso con las que no están estudiando igual yo les hablo les digo que vean los riesgos de los embarazos a temprana edad, de las enfermedades, de las consecuencias emocionales, pero eso no es suficiente para ellas por que igual yo no puedo solventarles las necesidades que ellas tienen. Los hombres que compran sus servicios  también las introducen a ellas al mundo de la drogadicción. Yo he concientizado mucho a mis tres hijos. Yo les digo miren estas son las condiciones, existe este mundo, ellos tienen unas reglas establecidas conmigo; pero no todos los papás son lo suficientemente estrictos para decirle a los hijos hasta aquí. 

Los salones son muy reducidos, en la primaria hay muchos, pero en los salones de bachillerato tenemos 15, 10 estudiantes por el espacio. Y la cobertura ha bajado en la escuela porque está en muy mal estado, por lo menos hoy no pudieron trabajar por que los techos no servían, entonces que estudiante va a querer estar en un colegio donde las condiciones están mal, no hay un espacio de recreación, ellos salen a descanso muchas veces uno tiene que abrirles la puerta para que salgan a comprar porque no hay un restaurante escolar. 

Yo vivo lo que viven los muchachos, entonces por eso cuando ellos llegan con mal genio, llegan agresivos pues yo me les voy buscando el ladito porque yo sé que muchos se van sin desayunar, que no está el papá, que le mataron al papá, al hermano o al tío frente a ellos. Entonces toda esa cosas hacen que ellos sean así. En la comuna si se ha dado el tema de suicidio, pero no específicamente en el barrio de nosotros, muchos fueron porque no tenían como pagar las deudas.

Del proyecto me parece maravilloso, me la he gozado, me he emocionado bastante, he aprendido mucho. De Save the Children mucho agradecimiento porque el año pasado había mucho problema de drogadicción y era muy alto y nosotros, aunque estábamos muy conscientes de lo que estaba pasando, nos estresábamos mucho, pero con el proyecto se establecieron las reglas, las rutas, se identificaron los riesgos, la problemática, de que tipo. Eso sirvió para que ellos hablaran con algún profesor o la psicóloga entonces todos nos comprometimos a estar muy pendientes de los procesos, todos hemos estado muy comprometidos con eso, entonces eso ha servido frente a la problemática haya disminuido ellos ya saben que no pueden tomar la justicia por sus propias manos, si no que tienen que seguir un conducto regular, eso ha servido. En cuanto a gestión del riesgo, muy bueno porque igual uno está corriendo el mismo riesgo y eso le permite a uno direccionar una ruta de prevención y concientización.

Mis planes son seguir trabajando, seguir aprendiendo apoyándome de todas las entidades para seguir ayudando a los muchachos, porque ellos son el bienestar de uno. No es decir como ah ellos no son mis hijos no, simplemente mi papel de maestra es enseñar, no. Es de formarlos a ellos para la vida, porque esos muchachos que nosotros ayudamos a formar son los que van a ser los líderes del mundo. Ellos son el proyecto de vida de uno como maestro entonces ayudarlos a salir a adelante, y los que están en el mundo de la drogadicción darles una oportunidad de que bueno no quiso estudiar o algo, pero hay estrategias, hay danza y música y ellos son muy buenos; hay unos muy buenos jugadores, hay muy buenos pintores, hay unos que cantan muy bien por eso yo también he trabajado con ellos y eso me emociona, entonces seguir trabajando y dándoles esos espacios, yo sé que ellos no van a salir del mundo de la drogadicción o del vandalismo así como así, hay unos que se quedan porque realmente les gusta estar ahí. Pero si se pueden rescatar con uno que uno rescate es una ganancia."

Puedes cambiar la vida de un niño o niña

Suscríbete a nuestro boletín